martes, 13 de diciembre de 2016

A LA ESPERA DE UNA DECISIÓN SOBRE LA PAZ, UN PLAN B.

miguel angel herrera zgaib
Director grupo presidencialismo y participación, y
Sociedad GlobAL Gramsci, SGG/GGS

Distancia necesaria

Una vez que conozcamos, ojalá este martes 13, cabalístico, la decisión de la Corte Constitucional, que da vuelta en torno al fast track, y al entendimiento y aplicación de la soberanía popular, tal y como la consagró el art. 3o., se marcará entonces la distancia efectiva que hay entre una paz neoliberal, y una subalterna.

Porque la paz con las Farc-ep, con el Eln, con los reductos del Epl requiere seguridad para la insurgencia que se transforma en adversaria del "establecimiento", después que resistió y combatió la desigualdad y la exclusión por todos los medios a su alcance, y con todos los errores y actuaciones criminales que ya conocemos de parte y parte.

Una insurgencia subalterna

Que, con todo, no fue derrotada en el campo de batalla, pero que en el caso de las Farc-ep está a riesgo de quedar en "la estacada" cuando se ha dispuesto a todo por hacer la paz con su antagonista. Mientras los magistrados revolotean en torno a la luz de la paz con una parte de los subalternos que se levantaron en armas.

Para darle realidad a una política adversarial, es necesario legislar con prontitud, con respecto a la amnistía, a la justicia transicional, que permita un efectivo desenlace de la crisis de hegemonía que se ha extendido, en diferentes etapas, desde su brutal, sangriento inicio en la tragedia del 9 de abril de 1948.

Es decir, se trata de hacer posible un reencuentro entre las multitudes y una renovada dirección política y social que ha sido bloqueada a sangre y fuego desde los tiempos del gaitanismo.

Permitiendo, dándole cabida a la verdadera oposición, que no se reduce a las Farc-ep, por supuesto, para que en sus plurales manifestaciones exponga, debata y defienda en los espacios de representación su proyecto de sociedad inclusiva y plural.

Al parecer

Se teme que el partido de las Farc cuestionará los cimientos de injusticia, exclusión y opresión que el capitalismo ha sembrado en Colombia y en otras latitudes. Y esa amenaza se quiere conjurar por todos los medios jurídicos y legales al alcance del partido de la guerra; y tales "gritos" aturden a varios magistrados.

Para lo cual, quedan dos remedios. O la Corte le da el paso a la implementación por el trámite rápido; o las Farc-ep interpelan a la sociedad civil de abajo de manera directa, llamando a la instalación de los cabildos populares, para que refrenden la paz subalterna, que no neoliberal que quedó aprisionada en la indecisión de la Corte.

Porque queda probado que Colombia requiere una reforma intelectual y moral. La multitud ciudadana, al tiempo que reclama seguridad de vida para los excombatientes y los revolucionarios, exige efectivos espacios de participación política para la implementación de la paz democrática, porque ésta la necesitan todos los colombianos que prefieren el carnaval de la vida a la orgía de la muerte.

Invitados a ver: GRAMSCI tv.

1 comentario:

  1. Se aprobó el fast track, y ya el Congreso se declaró en sesión permanente para tramitar la amnistía y el indulto, para empezar.

    ResponderEliminar