domingo, 23 de septiembre de 2018

XIV Seminario Internacional Gramsci - 01.10 al 05.10


Tenemos programado el XIV Seminario Antonio Gramsci, "DEMOCRACIA SUBALTERNA, CORRUPCIÓN, Y NUEVO SENTIDO COMÚN" que incorpora el 1er Coloquio de Pensamiento Político en A. Latina, del 1-5 de Octubre de 2018, mañana y tarde. 

Líneas de Reflexión General: 
 
Filosofía de la Praxis en Presente
  • Epistemologías de Ruptura
  • Democracias
  • Des(Orden) GlocAL
 ¿Revoluciones sin Sujeto?
  • Derechos Humanos y Justicia Transicional
  • Comunicación, Redes y Medios Alternativos
  • Nuevas Pedagogías de Liberación
  • Memoria Subalterna en Movimiento
  • 1er Subaltern Fest: El Otro Grito de Córdoba. "Universidad Pública y Constituyente Educativa"

sábado, 22 de septiembre de 2018

INTERLOCUCIONES SUBALTERNAS: LA OTRA AMÉRICA

REFLEXIONES PARA EL XIV SEMINARIO INTERNACIONAL GRAMSCI, 1-5 OCTUBRE, 2018

Compartimos un texto breve de la autoría del profesor investigador Guillermo Almeyra, radicado en México. Es un escrito que nos compartió el amigo y colega mexicano, Alejandro Gálvez siempre muy activo en las redes sociales. N de la R-

QUIEN ESPERA, DESESPERA
Guillermo Almeyra


Ultramoderado frente al poder de facto, AMLO es al mismo tiempo decisionista y verticalista frente a su partido y a sus electores a quienes impone lo que cree son meras maniobras políticas desprejuiciadas.

Por ejemplo, la vergonzosa compra de tres diputados verdes para tener mayoría absoluta perpetúa los métodos corruptos del priísmo. En cuanto a esa mayoría absoluta, no sólo carece de ideas y proyectos sino que también sirvió para imponer en Chiapas un gobernador-corcho, coleto y reaccionario.

Al mismo tiempo AMLO desempolva el Plan Puebla- Panamá que Estados Unidos impuso a Fox, que busca “correr” la frontera Norte hasta el Istmo transformando a México en policía de fronteras de Trump.

La vía libre a la gran minería transnacional, la amnistía que AMLO ofrece (sin consultar sobre su extensión a los familiares de las víctimas de la delincuencia o del Estado que reclaman justicia y ni siquiera al Poder Judicial), la oferta de continuar las políticas de Peña Nieto y la decisión de construir el Tren Maya sin consultar a los pobladores de la zona, la incorporación a MORENA de gente como René Bejarano (el los bolsos llenos de dinero) y otros aún peores, son otras tantas pruebas de continuidad.

Ahora bien, quienes votaron MORENA lo hicieron para no seguir perdiendo calidad de vida, para imponer un cambio social indoloro y pacífico por vía electoral, no para perpetuar al PRIAN con otro nombre. Quienes votaron por AMLO son conservadores, no anticapitalistas, pero entre ellos hay cientos de miles de personas serias, combativas, honestas que, además, están dispuestas a movilizarse pues saben por experiencia cuál es el papel del Estado mexicano.

AMLO y el núcleo duro de su entorno expresan la continuidad pactada entre el gran capital, las fuerzas armadas y el político advenedizo soportado para que frene a sus partidarios. Pero unos cuantos millones entre los 30 que lo votaron quieren un cambio y no van a esperar mucho antes de exigirlo.

Si AMLO queda sometido a la sola presión del capital, los mexicanos estarán aún peor que en el pasado pues Slim declara ya tranquilamente que 75 años es una edad justa para jubilarse (habría que preguntarle su opinión a un albañil en el andamio o a un minero). El único límite a la explotación capitalista es la capacidad de resistencia obrera y popular).

Para compensar y vencer la presión del gran capital, es necesario contraponerle la presión de grandes movilizaciones, ya, en lo inmediato, sin esperar hasta diciembre e imponer que la bancada parlamentaria de MORENA, que tiene mayoría absoluta, discuta y proponga leyes positivas o derogatorias.

Las Juntas de defensa de 23 municipios de Morelos deben extenderse y generalizarse en todos los Estados y hay que seguir el ejemplo de la alianza entre los damnificados por el terremoto en la ciudad de México, los superexplotados jornaleros de San Quintín, los obreros mineros y quienes en salvaguardia del territorio y del agua se oponen a la gran minería y los profesores y estudiantes universitarios que en la UNAM, la UAM, el Poli, la UPN hacen enormes manifestaciones, asambleas, huelgas y se dan una estructura federativa nacional.

Las luchas unen a quienes mayoritariamente esperan que AMLO modifique sus posiciones con los que, en cambio, no votaron por MORENA y también unen a los anticapitalistas con quienes esperan cambiar al capitalismo mediante reformas radicales.

Un refrán español dice “A Dios rogando y con el mazo dando”. Quien quiera orar, que lo haga, pero lo más productivo es trabajar para obtener lo que uno quiere. almeyraguillermo@gmail.com

domingo, 19 de agosto de 2018

ELECCIONES BINACIONALES EN MÉXICO COLOMBIA,
Y EL NUEVO RUMBO DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR CONTINENTAL.

miguel ángel herrera zgaib
Director Grupo PyP

En el espacio de la conferencia inaugural, organizada por el Grupo PyP, y los estudiantes asociados, con el apoyo logístico académico de Carlos Higuera (Der/CP), Harrysson Valderrama (CP), Daniel Valencia (CP), Camilo González (CP), y el politólogo Jonathan Rosas, estuvieron deliberando tres destacados investigadores.

El jueves 9 de agosto, concurrieron a la cita Luciano Concheiro, quien será el subsecretario de educación superior del gobierno de AMLO, David Racero, representante a la Cámara, electo por la lista de la Decencia en Colombia, y Juan Carlos García Lozano, profesor investigador, y coordinador general del Grupo Presidencialismo y Grupo de Investigación Presidencialismo y Participación.

Se dirigieron a una audiencia de 80 personas de diversas procedencia, con mayoría de jóvenes. La deliberación avanzó entre las 11-2 pm., en el auditorio Camilo Torres, Facultad de Derecho y Ciencia Política. Acto inaugural preparatorio del XIV Seminario Internacional Gramsci.

Otros investigadores asistentes

Entre los presentes estuvieron los profesores Jalily Covezdy, director de Ciencia Política del Politécnico Grancolombiano; Ricardo Arcos Palma, representante profesoral y profesor asociado de Artes-Nacional,y Juan Carlos Chaparro, docente-investigador de Ciencia Política y partícipe del Grupo PyP.

Todos son co-organizadores de la versión XIV Seminario Internacional Gramsci, "Epistemologías de Ruptura, Democracias Subalternas, y Desorden GlocAL, el Ier Coloquio de Filosofía, Teoría y Ciencia Política en América Latina.

El Ier Coloquio se articularé bajo el provocador título: ¿Revoluciones con o sin Sujeto en A. Latina?, en interlocución directa con el libro del filósofo político colombiano, Santiago Castro-Gómez; La Condición multicultural de Luis Tapia, y Antonio Gramsci y el Pensamiento de Ruptura, de Miguel Angel Herrera Zgaib, director de la IGS-Colombia.

La Otra Universidad: Cátedra Jorge E. Gaitán y

El mismo día jueves, hicimos, igualmente, entrega con el simbólico concurso de uno de los asistentes, de un diploma de reconocimiento al profesor emérito, el colega LUCIANO CONCHEIRO BÓRQUEZ.

El colega y compañero mexicano, vinculado con el proyecto Clacso, será el responsable, como futuro subsecretario, de la implementación del programa de las 100 universidades. Es una promesa electoral de Andrés Manuel López Obrador y MORENA, a partir de diciembre de 2018. Un ejemplo y un desafío para los gobierno de América Latina, actuales y futuros.

Al respecto, en su interlocución, supimos que del conjunto de las universidades cuya fundación está comprometidas, 82 son indígenas. Todas tienen una efectiva articulación con las comunidades locales, en un proceso de territorialización de la educación pública superior, más allá de la Ciudad capital.

De otra parte, Luciano, colaborará con el próximo secretario de educación, en garantizar que todo mexicano, bachiller, que quiera ir a la universidad, lo tenga efectivamente garantizado, durante la presidencia de López Obrador. Todo lo cual contrasta con realidades como la colombiano, donde miles de bachilleres quedan a merced de las llamadas "universidades de garage", o a quedar a la espera de correr con mejor suerte en exámenes sucesivos que amplían el número de rechazados.

De ocurrir las cosas del modo como lo anuncia Andrés López Obrador, la Reforma intelectual y moral que quedó congelada en la presidencia de Lázaro Cárdenas, y las vicisitudes sufridas por las luchas del 68, con la masacre de la Plaza de las Tres Culturas, y luego, la congelación de los logros obtenidos en la lucha que orientó el CEU, en los años 1987 y 1988, volverá a recuperar el ritmo democrático.

Ofreciendo condiciones de posibilidad para la transformación del sentido común popular y trabajador, permeados por la vulgata capitalista neoliberal, sin borrar las resistencias y los estallidos rebeldes y revolucionarios de todos estos años.

martes, 24 de julio de 2018

CONVERSACIÓN FIGURADA

Santiago Castro- Gómez, Autor de "Revoluciones sin sujeto. Slavoj Zizek y la crítica del historicismo posmoderno." Akal/ México, 2015.

MIGUEL ANGEL HERRERA ZGAIB
Director Grupo Presidencialismo y participación
Presidente de la IGS, International Gramsci Society- Colombia
PRIMER EPISODIO

El colega filósofo Santiago Castro- Gómez, profesor investigador activo en las universidades Javerianas, Instituto Pensar, y Santo Tomás (egresado) desarrolla un ejercicio de notable aliento conceptual para explicar y controvertir el trabajo del notable expositor y polemista Slavoj Zizek,c convertido en enfant terrible del tiempo posmoderno.

El autor anuncia que su crítica tendrá unos pilares intelectuales en los que construye su apoyatura. Uno de estos es Antonio Gramsci, y, en particular, destaca la categoría de hegemonía, pero eso sí, pasada por las aguas de una pareja renombrada, Laclau/Mouffe, disuelta por el deceso intempestivo de Ernesto.

Santiago utiliza también su lectura de Nietzsche, en particular, los fragmentos póstumos, para recuperar una lectura diferente de Michel Foucault, que emplea como ariete para controvertir la que propone y descalifica Zizek en varias de sus obras. En menor medida, pero no sin relevancia, está la referencia a Hegel, que es consentido por la lectura lacaniana de la negatividad.

Así que el plato que se nos ofrece es exigente para disfrutarlo, y debatir con su autor, en un aprendizaje que es singular y valioso.

En lo que a mi respecta, le pondré atención particularmente a la presentación que Castro-Gómez hace de Gramsci, y de qué modo le sirve para iluminar y problematizar el trabajo prolijo y monumental del filósofo y psicoanalista esloveno, de quien Castro-Gómez trabajó sus obras publicadas hasta el año 2014.
EL CONGRESO DE LOS HERMANOS MARX:
MACÍAS, CEPEDA Y MOCKUS.

miguel angel herrera zgaib
Exrector U. Libre, y de la ENAH-México.
Profesor Asociado, C. Política, Unal, Bogotá

¿De la guerra a  cuál paz?

                                                            El historiador conservador nada dice de la prioridad de la paz, pero, en cambio, sí habla de un acuerdo mínimo de “respeto a la vida, seguridad ciudadana, libertad y justicia, y estabilidad política”. Sobre el particular, invita al presidente a que responda, aunque no lo dice, a la invitación previa hecha por el “jefe natural” de la oposición.
Gustavo Petro, respaldado en 8 millones de votos, anunció desde el fin de la elección presidencial que será un senador activo, con más presencia en la calle y en las movilizaciones convocadas contra la corrupción, y en procura de apoyo a los proyectos legislativos, y a otro modelo de desarrollo.
La posibilidad de diálogo y de acuerdos sobre lo fundamental se funda en la guerra de posiciones, para sellar un posible desenlace de la crisis de hegemonía del régimen parapresidencial. Lo comparte el arquitecto burgués de la paz neoliberal, quien se refiere a la democracia procedimental, que resuelve las controversias por las ideas y no por la violencia, dice Santos.
Así las cosas, Santos da la bienvenida de la Farc a la democracia.  También interpela a la Oposición, y las garantías que le fueron otorgadas en el estatuto que él finalmente sancionó. Se ufana de que el Congreso actual “entra por fin en el siglo XXI, y la democracia llega fortalecida en la nueva era.”

El desenlace de la crisis, 


Según Santos, tiene dos herramientas fundamentales, estado y mercado, esto es, en términos de Gramsci, las instituciones y funciones de la sociedad política y sociedad civil, las superestructuras complejas que conforman un específico estado ampliado en construcción.

En el tránsito de la guerra a la paz, una y otra tienen que ser recompuestas, porque el sentido común de los subalternos está en disputa, y en creciente y probada rebeldía, armada y desarmada. Pero, en el año 2018, tiene la defensa y la interpelación de una intelectualidad orgánica en ciernes, por fuera del bipartidismo, que ha sufrido una derrota efectiva en su control hegemónico tradicional, expresada en los resultados electorales por ambos partidos, el conservador y el liberal.


Aunque, en los hechos, las realidades locales, regionales y departamentales tienen en la pararepública una trinchera reaccionaria y de derecha, porque allí a lo largo de 12 años de este milenio se edificó la fórmula de la pararepública, que es un componente del régimen parapresidencial que no fue desmontado durante las dos presidencias consagradas a la paz neoliberal, por el presidente que ahora se despide.

No ha sido quebrado el bloque de poder

                                                        Nos referimos al que expresa el "nuevo congreso de Cepeda, Macías y Mockus, porque aún tiene en su actual composición de fuerzas el peso del campo, aún sujeto a las claves del orden antiguo, tradicional, del que es su componente más notable el Centro Democrático y, junto a él, los dóciles partidos Liberal y Conservador, de una parte.


 De otra parte en el campo de fuerzas político militares están las fuerzas de oposición que lo resisten, a las que se suman tanto la insurgencia subalterna del Eln como los Pelusos, es decir, los reductos del Epl, y las disidencias de las Farc-ep, con su principal comandante, Gentil Duarte, junto con el protagonismo de Guacho. Ahora, igualmente, lo que fueron las Farc-Ep, con la presidencia de Timochenko, transformadas hoy con inocultable dificultad y riesgo en el partido Farc.

El problema de la desigualdad social es la vértebra que es necesario quebrar. La cuota inicial en procura de la promesa constitucional consagrada en el art. 13, hace 27 años, lo marcará el resultado de la consulta anti-corrupción. Pero, el triunfo presidencial de Iván Duque vuelve a impedirlo, por lo que la nueva hegemonía de los grupos y clases subalternas en la guerra de posiciones democrática dará la última palabra con su acción consecuente.

El bloque histórico alternativo, del que la bancada por la paz es expresión, y las fuerzas de oposición en su pluralidad, semillero de la intelectualidad orgánica que se requiere,  forzará con su presencia firme y beligerante, que se acabe con la impunidad, y que se avance en la reforma intelectual y moral; esto es, en la urgente e inmensa tarea de transformación del sentido común neoliberal que es hegemónico en la conciencia de los simples, y sus expresiones dirigentes conocidas. Se trata de darle fuerza y raigambre a la disposición efectiva para conseguir una hegemonía integral, que requiere que también lo sea en lo económico.

Se necesita fundir la masa del pueblo en un todo, es lo que dice Santos, citando a Bolívar; y fija, el escenario principal de la disputa hegemónica, la forja de una compleja voluntad nacional popular que permita pasar de la paz neoliberal a la paz subalterna, antesala necesaria, ineludible de la paz democrática.











¿DE QUÉ CONGRE(GACIÓN) HABLAMOS?

Cifras y estrategias en la guerra de posiciones de la sociedad política.

miguel angel herrera zgaib
Exrector U. Libre. Catedrático U. Javeriana.
Profesor asociado, C. Política, Unal, Bogotá.

“La movilización social se va a incentivar en este gobierno.” Alexander López, senador PDA.

                                                          Las cifras totales del nuevo congreso son 108 senadores, y 172 representantes, donde aparecen contemplados tantos los congresistas de la Farc, como los senadores y representante del movimiento de cristianos Colombia Justa Libres, que no aparecía en el preconteo, convertida en la gran sorpresa, cuyo ingreso afectó las aspiraciones de igual número de congresistas.

Ellos son los que el viernes decidirán voto a voto, quienes presidirán las cámaras y las diferentes comisiones legislativas. Resolverán en parte el misterio de cuánto control podrá tener el poder ejecutivo en cabeza de Duque, para adelantar sus programas de contrarreforma publicitados en campaña.

Se anunció que hubo un acuerdo para las presidencias de las cámaras, que se convalidará del siguiente modo: el primer año, la presidencia del senado la tendrá el CD, el Liberalismo la de la Cámara, y el segundo año, el Liberalismo presidirá el senado, mientras que el CD tendrá la cámara.  La Comisión 7a. la presidirá el CD, la 1a. los Conservadores, y la 2a., el Liberalismo.

La oposición que tiene el liderazgo político de Gustavo Petro presentará el listado de 14 iniciativas, de los que hacen parte 5 proyectos de reforma constitucional, y pondrá a jugar de nuevo 4 proyectos de ley que desarrollan el Acuerdo de Paz que quedaron congelados en la pasada legislatura.

La verdad de la oposición 

es que hay tres fuerzas que se reclaman como tales, para señalar su independencia, uno el sector que lidera la Colombia Humana, mientras que el PDA, con el liderazgo de Robledo, y la Alianza Verde con la vocería de Claudia López, harán lo propio. Habrá, claro, puntos de convergencia, que se expresan en la bancada por la paz, y en la consulta anticorrupción, que será la segunda prueba electoral, el próximo 26 de agosto.

En el inicio de la sesión del 20 de julio, hay la novedad de la no presencia de Santrich, porque está detenido, y tiene 8 días para resolver su situación, al igual que Iván Márquez, quien anunció días atrás que no se posesionará, mientras permanece en Miravalle, en espera de cómo se resuelva la situación de su compañero del partido FARC, Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. Lo más seguro es que ambos renunciarán para que la Farc no pierda esas curules.

Es igualmente cierto que el Congreso no representa una renovación efectiva, casi el 40 % repite en el senado, y hay, sí, 29% de senadores nuevos. En la Cámara repite el 32 %, y hay una renovación cercana al 20%. Es evidente que la representación de las mujeres sigue siendo minoritaria, por lo que lo dispuesto en la ley de cuotas sigue sin cumplirse, porque en las votaciones los electores no favorecen la elección de mujeres candidatas.

La disputa hegemónica en un Estado ampliado imperfecto

“Hay que ayudar a que el gobierno del presidente Duque sea un éxito.” Álvaro Uribe, senador.
“Tenemos más territorio que estado.” Jaime Castro.
“Un congreso pluralista, abigarrado, como diría Gabo… que da cuenta de la democracia colombiana.” Juan Manuel Santos, en el discurso de instalación del Congreso.

                                                            Ángela María Robledo, con la camiseta, “no más muertes para líderes sociales”, exigió silencio a los congresistas que aplaudieron la repuesta de presente dada por el senador Álvaro Uribe, porque está prohibido hacerlo en esta ceremonia protocolaria.

El periodista Plinio Apuleyo Mendoza, periodista e intelectual al servicio de la reacción colombiana, valiéndose de lo dicho por un corresponsal francés, en su escrito La manzana envenenada, reprodujo la cita: “Esto parece un país en guerra.” Para insistir luego, el antiguo intelectual izquierdista, que se habla de la paz, pero señala, “no veo en los periódicos del país ni en los noticieros de televisión nada de esa famosa paz, sino…terribles hechos de violencia.”

Para un historiador conservador, Eduardo Posada Carbó, que escribe regularmente una columna, el nuevo pacto, que se parece a los diversos frentes nacionales que estudió el sociólogo Fernando Guillén Martínez, autor del  Poder Político en Colombia, una obra de regular y obligada consulta, explora tales condiciones, a raíz de la invitación hecha por el presidente electo en “la cumbre Concordia”.

El conservador Posada insiste que la Colombia de hoy, sin embargo, no es la moderación sino la pasión y los extremos. Advirtiendo a su modo, que la novedad es la presencia de una oposición poderosa, pero no suficiente para haber afectado en algo la composición directiva del Congreso, el poder legislativo.

Mucho menos tiene fuerza efectiva la oposición en sus tendencias progresista, centro e izquierda, en el poder judicial, y en los órganos de control y vigilancia que componen el actual sistema político colombiano. El régimen presidencial reformado cumple 27 años de existencia, cuando se promulgó y sancionó la participación política en el articulado de la nueva constitución que derogó la cuasi centenaria nacida en 1886.

Carbó habla de derecha e izquierda, quién lo creyera; y trata de explorar sus fuentes doctrinales, y sus proyecciones actuales. Para lo cual, Eduardo echa mano al gran pensador conservador Carl Schmitt, “para quien la política y el conflicto son una misma cosa.”

A él le preocupa con quién podrá establecer su pacto, el ganador, Iván Duque, y sobre qué temas. En todo caso la interpelación en la cumbre derechista Concordia tenía dos destinatarios, el sector privado y la sociedad civil. El analista no se equivoca sobre este particular, pues define el escenario principal de la disputa hegemónica en el posconflicto, la otra superestructura compleja, la sociedad civil, donde el consenso y no la dominación, la imposición, es lo fundamental.

El punto de encuentro posible, para este diálogo entre reacción, centro y progresismo es el desarrollo del país, pero los programas, en apariencia, son inconciliables. Aunque ninguna de las tres tendencias principales tiene una manifiesta posición anticapitalista. Está entronizado el capitalismo en el sentido común hegemónico en la sociedad civil de la Colombia sometida al “evangelio” neoliberal.

(continua)

lunes, 23 de julio de 2018



¿CON QUÉ PAÍS NOS TOPAMOS EL 20 DE JULIO?

Miguel Ángel Herrera Zgaib
Profesor Investigador, Unal. Director Grupo Presidencialismo y participación. Presidente de la IGS-Colombia.

“Cuiden la paz, porque es el bien más preciado que tenemos.” Juan Manuel Santos, discurso de instalación del Congreso.


                                                            El penúltimo obstáculo con que se tropieza el joven presidente de Colombia, votado mayoritariamente por la reacción y la derecha, Iván Duque, testigo presencial de la transacción con Duda Mendoca, testaferro de Odebrecht, en la pasada presidencia, es la definición de quiénes estarán al frente del Congreso, y hasta el pasado jueves, Nancy Patricia Gutiérrez, escogida para el mininterior, fracasaba.

Con la presencia directa del senador Uribe se persuadió a la dupleta de Cambio Radical y Partido de la U, al ofrecerle suficiente “mermelada tóxica” a sus máximas dirigencias, para que acepten en el primer año, a Ernesto Macías, para presidir el senado, mientras que será un liberal, Alejandro Chacón, de Norte de Santander, para presidir la Cámara. En los siguientes años vendrán los desquites.

Antes, al borde de vencerse los plazos, el defectuoso CNE declaró y entregó las credenciales a los congresistas que el 20 de julio, en ceremonia bochornosa, recuerdan en el papel, la “relevancia política” de la soberanía popular, que de manera indirecta representan, porque así lo estableció el art. 3o. de la Constitución de 1991.

El presidente saliente, quien dio inicio a la disputa  del bloque en el poder por la hegemonía política, social y cultural, firmando la paz con las Farc-Ep, que transformadas hoy en el partido Farc, hacen presencia en la instalación del Congreso, con dos que tres ausencias significativas. Una inducida, la de Jesús Santrich, acusado de narcotráfico por el gobierno estadounidense, y la otra, de Iván Márquez, quien protesta contra esta acción de la Fiscalía de Humberto Martínez, y el modo cómo el congreso que termina bloqueó y reformó la ley estatutaria de la JEP.
Durante la intervención del presidente Santos, el senador Uribe, hizo en su twitter más de 60 réplicas, recordando entre otras que la elección de su rival fue ilegal. Construía un contra-discurso, que a la vez hacía mutis por el foro de la corrupción en sus propias filas, para entonces y ahora.
Así entramos en el momento más relevante de la tensión entre el régimen para-presidencial y la democracia subalterna en la Colombia, la etapa del posconflicto, cuyo primer episodio lo cierra la elección presidencial. El segundo lo define la dirección del nuevo Congreso, que parcialmente renovado queda bajo la conducción parcial, no suficiente, del CD, durante el primer año.
El tercero de los momentos se resuelve en la elección de alcaldes, gobernadores, concejos y asambleas del año 2019. Porque allí se confrontan las trincheras de la pararepública, que tiene sembradas sus casamatas desde 1999, cuando la reacción uribista y el bipartidismo tradicional sellaron un pacto en contra de la insurgencia subalterna que ensaya el tránsito a una guerra de posición militar, que condujo al apoyo de su principal aliado estratégico continental, el gobierno de los Estados Unidos .

¿Equilibrio de poderes?

Esta vez hay un incremento en los integrantes del Congreso, como resultados del Estatuto de la Oposición, recién sancionado por el presidente saliente, donde se reconoce al segundo partido o coalición en la elección un senador, y representante, respectivamente. Este es el caso de Colombia Humana, con Gustavo Petro Orrego, y con Angela María Robledo, con quienes se oficializa la denominada Bancada por la paz, la vida y la democracia.

Estos casi 50 congresistas de la oposición enfrentarán e intentarán controlar los desmanes de la bancada de la guerra, que encabeza el partido del presidente Duque, con su maltrecho “escudero”, Álvaro Uribe, el chalán caído. Eso sí, entre los dos bloques aparece una ilusoria fiel de la balanza política, al menos hasta pocas horas de la instalación del Congreso el 20 de julio.
Con el liderazgo de Germán Vargas Lleras, uno de los grandes “quemados”, éste insistirá, ante su antigua lugarteniente, Nancy Patricia, emisaria de Duque, en que el congreso lo presida Germán Varón, a la cabeza del senado. 

A nadie se le ocurre pensar que Cambio Radical y el Partido de la U pacten con los 6 partidos que constituyen el bloque de la paz, en cuyo caso la oposición tendría por primera vez la oportunidad de estrenar, efectivamente, los checks and balances, propios de los inventores del presidencialismo moderno, los padres fundadores de la gran nación americana.
En la bancada por la paz, la vocería circunstancial la tiene el senador Iván Cepeda, quien por lo demás, en ningún caso ha cerrado puertas al diálogo con la coalición que eligió al presidente en la segunda vuelta.

Novedades en la elección de congresistas

Ya se definió un buen acuerdo, aunque el partido de la U, no obtuvo ninguna presidencia. Armando Benedetti, senador,
                                                               Con inocultable atraso, el CNE entregó credenciales, y de lo decidido aparece el siguiente reparto de curules: 19 senadores para el CD, 16 para Cambio Radical, 14 Partido de la U, 14 Conservadores. De los componentes de la Bancada por la paz estos son los números: Verdes con 9, Polo con 5, Decentes 3; igualmente tienen 3, tanto el Mira, como el grupo cristiano Colombia Justa Libres.

En la Cámara esta es la distribución de fuerzas; 35 Liberales, 32 del CD, 30 CR, PdeU, 25, Conservadores 21. En la Oposición, los representantes están distribuidos así: Alianza Verde, 9, Decencia, 2, PDA, 2, Mais, 1. Y un tercer grupo, donde cuentan Opción Ciudadana, 2, Mira, 1, Colombia Justa Libres, 1, Coalición Alternativa Santandereana, 1.
Igualmente están los 5 representantes y 5 senadores que corresponden al partido Farc, como compromiso cumplido de los Acuerdos de Paz. Estas cuentas generales no variaron en mucho lo establecido en el preconteo del 11 de marzo.

Recordemos también que Cambio Radical perdió un senador, Antonio Guerra, y en su lugar entra, Ana María Castañeda. El CD confirmó a José Obdulio Gaviria como el senador 19 de su lista abierta. Hubo 4.000 reclamaciones tramitadas, y la impugnación de la primera vuelta electoral.

Hechas estas sumas y restas de última hora, hay preguntas acerca del porqué de tales variaciones en las cuentas del 11 de marzo. Más la doble paradoja, en dos orillas opuestas, de la autorización de credencial para Jesús Santrich, detenido a órdenes de la Fiscalía por cargos de narcotráfico hechos por una autoridad estadounidense con el pedido de extradición; y la otra es la credencial para la conservadora Aída Merlano, a quien el mismo día la Corte Suprema cita para responder a cargos.

En la sesión del viernes se presentó la protesta de Gloria Flórez, quien era senadora, según los votos contabilizados hasta el día jueves, pero el CNE no validó tal votación. Así que Gloria se sentó en medio de Gustavo Petro y Ángela María Robledo encarnando una rebeldía pública.

(continua)