martes, 5 de diciembre de 2017

EL PRIMER ROUND DE DAWKINS Y REMOLINA, EN EL PARAÍSO.

miguel angel herrera zgaib.
profesor asociado, c.política, unal.
director grupo presidencialismo y participación

"La biblia es un libro profundamente humano" G. Remolina, S.J.
"La biblia no es un libro histórico" R. Dawkins.

Los 80 años de la facultad de Teología, que remite al siglo XVII de la historia de las universidades en Colombia, donde se disputan el primer lugar, dominicos y jesuitas, tuvo ayer un golpe de actualidad, y un "chapuzón" de agua fría.

Había más de mil curiosos para ingresar al Coliseo de la Javeriana, donde han hablado políticos como la excandidate presidencial Noemí Sanín, y el dos veces presidente Álvaro Uribe Vélez. Pero, esta vez, el tema era más serio, el debate entre creencia y ciencia. Fue el primero de tres rounds, los otros dos son fuera de Bogotá, en Medellín y Cartagena.

No hay mejor defensa que...

Remolina arrancó como Teilhard de Chardin, aunque su especialidad no es la ciencia sino la teología y la filosofía. Dio datos sobre la edad del universo y la tierra, y a propósito de lo que denominó la evolución del hombre, de cerca de 2.5 millones de año. Sin decir, eso sí, que tuvo su arranque en Africa, como lo recordaba el líder Malcom X.

Al decirlo, el jesuita se llevó de calle al Génesis, con la expectativa de neutralizar la réplica de Richard Dawkins, pero, éste arremetió contra la nunca superada separación entre simples y doctos, entre los que mandan y obedecen, en los que la Iglesia católica, y todas las iglesias se especializan desde su institucionalización: el poder pastoral, fundado en la ignorancia de sus fieles, o en el cinismo de los sectores medios que tienden a identificarse con la sentencia de Voltaire.

Cuidando la ignorancia del rebaño

Dawkins dijo: "...la misma información no ha sido llevada hacia toda la gente religiosa en el cristianismo y en el mundo islámico." Pero, curioso, aunque significativo, no metió en el mismo saco, al judaísmo, ¿por qué? Esta otra forma de monoteismo no pudo quedar comprendida, por supuesto, en el cristianismo.

Para colmo de males, Dawkins hizo una comparación con los Estados Unidos de América, para mostrar que el "melting pot" tiene altas dosis de ignorancia, hasta hoy en día. Lo cual explica fenómenos de ignorancia supina, como el presidente Trump, porque hacer plata no es un asunto de ciencia, sino de explotación del trabajo ajeno. No importa que los nombres se truequen por el de Jeff Bezos, o Zuckerberg.

Dawkins añadió: "En Estados Unidos, por ejemplo, y de acuerdo con las encuestas, cerca del 40 por ciento de la población cree que el mundo existe desde hace menos de 10.000 años." Y no es necesario recordar la retahíla burlona de Piero cuando canta a los Americanos.

Verdad. mito y policía

A propósito del Génesis y su "verdad", en la antesala del Paraíso "perdido", Dawkins toma la delantera y señala:

El padre Remolina se pregunta qué fue lo que pasó en el comienzo...No creo que haya algún creador. El origen de la vida también es un misterio; pero, sin duda, será algo más fácil de resolver porque los fósiles más antiguos que hay son son de hace más de 4.000 millones de años, y, probablemente, en algún lugar después de eso la vida comenzó."

Sin embargo, este primer debate entre Remolina y Dawkins, llegó a una audiencia de más de 1.000 asistentes, que será multiplicada por 40, cuando se llene el estadio el Campín para escuchar al joven Bruno Mars. No hubo un compromiso educativo, que se sepa, p.e., de Canal Capital o las tvs universitarias para establecer una cadena que cubriera al país.

Pero, en cambio, sí sabemos, un día antes del encuentro sobre fe y ciencia, que en Colombia hay un registro del 97 por ciento de la población que cree en dios, y un minúsculo, probablemente, 1 por ciento de no creyentes.

Comparando el big bang con el paraíso

El país es brutalmente ejemplar en la barbarie desplegada por jovencitos que creen en dios y en la virgen, y viven del sicariato como otros de vender pan; y otros, que no respetan la niñez, y cometen violencia sexual sin reatos de conciencia.

Por último, el padre armó el remolino al decir, sin tapujos, que Adán y Eva son un mito, pero quiso rebajar el potaje diciendo que la ciencia aloja también mitos. Pero, Remolina, en seguida reculó, dejando bajo guarda la fe de su grey, diciendo una verdad a medias:

"El mito no pretende explicar nada, sino asumir una actitud de fe, de vida frente a uno de esos interrogantes (sobre el Universo y sobre sí mismo). Y la biblia está llena de mitos."

Gerardo fue más atrevido, invocando al difunto Car Sagan, esto es, un argumento de autoridad:

"El mismo big bang es un mito científico, porque aunque hoy hay científicos que intentan reproducirlo en los laboratorios, aún no lo logran."
El circunspecto y atildado británico no ocultó el disgusto, y llamó la atención del moderador. Enseguida, según la crónica recortada de El Tiempo de hoy, le recordó al teólogo que "el big bang es un planteamiento científico sobre el cada vez hay más evidencias".

Spinoza, un ausente muy presente

Lo que, por supuesto, no ocurre con la biblia, con la tohra, con la denominada "sagrada escritura", desde los tiempos del tratado teológico-político, escrito por Baruch Spinoza, quien terminó maldito y condenado públicamente en la quizá única ciudad existente en el siglo XVII, Amsterdam.


Fue objeto, es lo que dicen algunos biógrafos, de un atentado, cuando caminaba por la calle. Por supuesto que Bogotá no es Amsterdam, y en cambio, sí hay causas no teológicas para asesinatos y agresiones en las calles, en los andenes y en las bicirutas. Pero esta es harina de otro costal, y más que urgente amasarla de otro modo.

viernes, 1 de diciembre de 2017


ANTE UN JUEVES INOLVIDABLE, FRENTE COMÚN PARA LAS ELECCIONES de 2018.

MIGUEL ANGEL HERRERA ZGAIB
Disputa subalterna

El vellocino electoral

En esta semana, la firma Cifras y conceptos, del politólogo Caballero, ofreció unos datos que alborotaron el cotarro político inmediato. Porque en aquella encuesta se mostraron cuatro punteros en el favor de los posibles votantes colombianos:

Petro, 17, Fajardo, 15, Vargas, 14 y De la Calle, 10.

Dos hechos en un camino tortuoso

Esta fotografía instantánea de pocos días atrás, ayudó a que se produjeran dos hechos importantes en materia política mediata e inmediata. Uno, que Sergio Fajardo picó en punta, con 15 %, frente a sus dos socios del centro, Claudia y Jorge E. Ellos dos, haciendo la suma, alcanzaron el 10%. Así que él inscribió su candidatura en Bogotá, ayer mismo.

Hoy, preguntándole a Claudia, ella confirma que no tienen acuerdo sobre la consulta y el programa tampoco se pacta aún. Sin embargo, tanto Robledo como López dicen que siguen explorando la posibilidad que la coalición obre, pero tienen un plazo cierto y definitivo, el próximo 11 de diciembre, cuando concluye el tiempo para inscribir las listas al Congreso.

El otro hecho destacado tuvo como protagonistas a los congresistas, y el photofinish, del procedimiento express, el bendito fast track. Se aprobó antes la JEP, y con ella la posibilidad que la gente de la Farc pueda participar en las elecciones, siempre y cuando reciban el visto bueno de la JEP, que ya empieza a operar. Pero, el pronunciamiento de la Corte puede dejar por fuera a algunos de los magistrados, a raíz de las modificaciones de última hora hechas a los acuerdo

Sin embargo, ayer, en la votación del senado, el secretario Eljach dijo, que no se habían aprobado las 16 curules para representantes de las víctimas. Se requerían según lo anunciaba el tablero: 52 votos.

En las horas de mediodía del mismo jueves, el senador Roy Barreras, y el ministro del interior, Guillermo Rivera, tenían otra versión, que el presidente Santos se encargó de publicitar. En público, él afirmó que la representación para las víctimas se había aprobado superando todos los obstáculos y las celadas tendidas por los aliados de horas atrás.

Sumas y restas hipotéticas

En forma normal, recordemos, el senado está compuesto por 102 senadores, pero, a la fecha, puesto que hay tres sillas vacías, su número quedó reducido a 99 integrantes. Esta es una contabilidad que no convence a uno de los candidatos presidenciales más opcionados y con más plata para gastar, Germán Vargas Lleras, el gran contratista de las autopistas G4.

Antes de la crisis del jueves, el congreso tuvo que realizar dos votaciones, porque en la primera la mayoría conseguida no había sido suficiente. La segunda si ofreció la votación requerida. Entonces, la senadora Viviane Morales señaló y denunció que era inconstitucional repetir la votación. Pero no le creyeron a la exfiscal de la nación.

Retrotraer la discusión del jueves, a lo que había ocurrido el martes pasado, al disputar ahora sobre si 50 votos eran suficientes para aprobar los 16 cupos para víctimas, Viviane, la constitucionalistas y otros congresistas en rebeldía, señalaron que no había lugar a votar esta vez, es decir, la circunscripción de paz vivía la suerte del Titanic, se había hundido dos días atrás.

De hecho, ayer, más de 40 senadores decidieron salirse del recinto. Entre los ausentes se contaba el senador Luis Fernando Velasco, quien ofreció una escusa increíble. Y los conservadores que estuvieron apoyando hasta el martes a la coalición presidencial, ahora con Efraín Cepeda, no apoyaron esta votación definitiva. Ellos querían, como los que más, que el barco que daba vocería a los 8 millones de víctimas se hundiera, con tal que estos congresistas azules salvaran su nueva elección al senado en el inmediato 2018.

¿Qué es lo válido?

Efraín, presidente del senado, pensaba hasta ayer, que se requería que votaran 52 para darle aprobación a la circunscripción para la paz. Pero, ahora, frente a las discusiones sobre el resultado, abrió un compás hasta la semana entrante, para pronunciarse de manera definitiva. Probablemente, caerán otras cabezas y no solamente en el cadalso del Centro Democrático, CD, rumbo a las candidaturas viables a presidencia y congreso, las presas más jugosas.:

La coalición de gobierno, con Barreras y el mininterior hacen la siguiente cuenta: los senadores habilitados para votar son 99, los votos electrónicos a favor de la iniciativa fueron 49, votos electrónicos, más uno manual, del senador Name, quien lo confirmó ayer mismo. Esto es, de 99 votos posibles, se produjeron 50 a favor. Por lo que las 16 curules fueron aprobadas.

A posteriori, se señala que el rechazo a los cupos para las víctimas tiene que ver con que los que se propongan para cámara, pueden también participar en la competencia por el senado. Nadie ni nada lo impide. Pero, claro, los senadores en función elección, ven en riesgo sus propios cupos, porque los nuevos aspirantes con sus campañas van a restarles seguidores a la derecha y la reacción para la elección de 2018.

¿Un próximo lunes negro?

En la reunión del PDA, del próximo lunes, cuando se defina la lista para el congreso, no pocos piensan que la lista tenga que ser encabezada ahora por Robledo, en lugar de Iván Cepeda.

En la Alianza Verde, de pronto, especulan, que Claudia regrese a reclamar su primer puesto en el senado; y entonces, Antonio Navarro pasaría a ser el candidato a la alcaldía de Bogotá.

En los dos casos, la encuesta de Cifras y conceptos gravita en estas conjeturas, que disolverían, por las cuentas del politólogo Caballero, la primera Coalición Colombia, hecha trizas por el favor de los colombianos.

Los demás protagonistas

En el segundo grupo de presidenciables favorables a la paz pactada, los menos opcionados, están Clara López con 5 %, Rodrigo Londoño de las Farc, 1%., y Piedad: 1%. Están en el ala de la izquierda nacional. Tienen al frente el favoritismo de Petro, quien punteó con 17%, que sumando da un 24% de la expectativa de votos a meses de la elección presidencial.

En el otro extremo está reacción, con sus candidatos del CD, da grima, en cuanto a sus registros preelectorales. Hasta el punto que María Rosario Guerra decidió declinar por ser la última de los exquíntuples autorizados por el senador Uribe Vélez, el nuevo patriarca. Así que a don Álvaro les toca coaligarse con los conservadores de Andrés, Martha LUcía y, más lejitos Alejandro por una parte, y Juan Carlos Pinzón, un tropero desprendido en forma prematura del partido de la U. Porque tampoco les dan las cuentas, para pasar a la segunda vuelta.

La reacción, a ojos vistas, se tiene que unir con la derecha, su aliada natural, si en materia de favorabilidad siguen obteniendo cifras parecidas. Ellos solamente tienen hasta el 11 de diciembre para resolver con quién se coaligan.

Por último están el candidato liberal, De la Calle, que va en alza, con 10%, pero requiere, y lo ha dicho con insistencia, una gran coalición, pero, ¿bajo qué reglas? están por pactarse. Así, él puede juntarse con su par Sergio, otro neoliberal entusiasta de la libre empresa y la educación. Tendrían 27%, y podrían pasar a la segunda vuelta.

Pero, eso sí, solitos, uno y otro, incluido el matemático se hundirán sin remedio, como todos los demás. Con ellos se completa el cuadrilátero de la política nacional. Porque igual suerte le espera al futuro candidato de la reacción, y a la opción progresista que representa Gustavo Petro. El favor popular los cría, y, ellos, por fuerza, se tienen que unir.

Es también el sino anunciado para Vargas LLeras, quien sigue recogiendo firmas, y publicando folletos programáticos, alegando que él no está haciendo campaña, sino difundiendo cultura ciudadana, a través de la fundación que honra la memoria de su abuelo expresidente, Carlos LLeras. Pero, en verdad, no le queda más remedio que pegarse a la reacción y los conservadores, o se atreve a hundirse, yendo solo en la primera vuelta. Lo que no va a ocurrir tampoco.

Claro, hay un "bocado de cardenal" a la vista: el 14 % que no sabe aún por quién votará. Ese sector de votantes tiene que ser movilizado. Es la ventana de oportunidad que se abre para que la juventud colombiana, y la universitaria en particular, sea el fulminante para que la paz se implemente sin más mezquindad.

Es la oportunidad para que más de la tercera parte de la población colombiana irrumpa como fiel de la balanza, y le de un timonazo seguro a la paz y a la democracia postergada por más de dos siglos.

Oportunidad, para el Frente Común.

Los jóvenes interperlados tienen plazo hasta el 11 de diciembre para inscribir una lista única, cerrada al Congreso, que apoye los acuerdos de paz, que tenga al sujeto juvenil animando la primera línea de este programa de lucha, que a fuerza combina representación y participación, esto es, votos y movilización auto-organizada, autónoma.

Es necesario que todos los interesados directamente e indirectamente en el proyecto de transformar a Colombia, pensemos en una firmatón descentrada, una vez que la lista de estudiantes para el congreso sea consultada express en los semilleros plurales de todas las universidades públicas.

Para que ell@s sirvan de levadura al pan del horno de la participación autónoma. Adobado con los mejores granos de optimismo, bien fundado, apuntalado como está por la gran movilización nacional por la paz, que emulará y superará la convocatoria que se levantó contra el plebiscito en favor de la guerra en octubre de 2016. Esa épica, sintomática jornada, no está borrada. Urge reeditarla con las mejores tintas políticas en esta oportunidad.

Pero es un hecho, y no solo lo recordó Claudia, en primera persona, tanto a Sergio como Jorge E, ¡se acaba el tiempo!. Quedan apenas diez días, para hacer efectiva la armazón del Frente Común. En él se recuperan y potencian las luchas más recientes libradas por los jóvenes, que irrigan de sangre joven la compleja capilaridad de esta transición.


Somos todo oídos.


lunes, 27 de noviembre de 2017

NO HAY VIRREINA QUE VALGA!
LOS CUATRO DÍAS QUE ESTREMECEN LA PAZ PACTADA

"Además de lo que se está haciendo, va a haber nuevas modificaciones. Hay dos peligros; que no se apruebe (la reglamentación de la JEP, y la reforma política) para el 2018 y que lo que se apruebe sea alejado del espíritu de lo firmado en La Habana." Andrés París, ET, 27/11/17, p. 1.2.


MIGUEL ANGEL HERRERA ZGAIB
Profesor asociado, Ciencia Política, Unal
Presidente de la IGS-Colombia

La paz no es la reina

Durante la semana pasada, con el regreso de Timo, luciendo nuevo luck, de pelo pintado, y midiendo las palabras, ante una prensa voraz. quedamos a la expectativa de qué iba a tratar con el presidente, y qué exigencias haría el nuevo partido para no hacer de la implementación de la paz un haz de burlas.

En el último día, el pasado domingo, el reinado Miss universo, escogió como reina, a la chica de Suráfrica, donde el presidente Mandela selló un proceso de paz, de relativo éxito, aunque por estos días su sucesor esté asediado de corruptelas de todos los colores. La colombiana, quien fue interrogada sobre el terrorismo, en cambio quedó, por segunda vez, de virreina. Como replicando el rumbo incierto de la paz colombiana, cuya guerra, de apartheid oculto, de más de medio siglo, no tiene una acción concluyente.

La insurgencia subalterna que dejó las armas, que no las entregó, como lo recuerda de manera incesante la comandancia, sin que así lo crea, del todo, la guerrillerada, no puso los "puntos sobre las íes", cuando se celebró oficialmente un año de la firma del acuerdo.

Esta vez, ya no, la celebración principal fue en el Colón, sino en Montañitas, Caquetá, retaguardia histórica de las Farc-ep, desde donde, a partir de 2008, empezó a naufragar la consigna de tierra arrasada, la guerra decretada, simulada como lucha antiterrorista, por el comandante de la "seguridad democrática".

No fue lo que se acordó en La Habana

"El destino político de nosotros está muy marcado por cómo quede la reforma política y la JEP, pero también está en juego la paz de Colombia." Andrés París, ET, 27/11/2017, p. 1.2.

No fue Timo, bajo el modo candidato presidencial, quien hizo el señalamiento, sino Andrés París, de la que fuera comandancia de las Farc-ep, quien respondió a unas preguntas del diario El Tiempo.

Andrés , contesta así:

"Lo que se está aprobando como reforma política y justicia especial para la paz (JEP) no fue lo que se acordó en La Habana, a veces es mejor que se caigan esas cosas en vez de aprobarlas como vienen quedando."

En la misma respuesta, París precisa lo siguiente, que define a quiénes benefician las modificaciones de última hora:

"Todo se está adecuando a intereses de partidos que están definiendo la votación en el Congreso: Cambio Radical y el Centro Democrático."

El viernes mismo se conoció la salida del gral Javier Flórez compañero de viaje, en funciones, de los acuerdos de paz, después de 40 años de hacer la guerra, en nombre del estado, contra la insurgencia subalterna. Él reiteró su satisfacción de haber contribuido a la paz, que en esta última semana está embolatada, por decir lo menos.

Entre hoy, lunes, y el jueves

El Congreso, esto es, la Cámara, y el Senado, estarán resolviendo el curso de la paz subalterna. La una cuando realice el último debate del proyecto de ley que reglamenta la JEP; y el otro, trabajará en la conciliación del proyecto de las 16 circunscripciones especiales, con las que se abrirán igual número de cupos en la Cámara de representantes.

En lo que tiene también que ver con la reforma política, y es la autorización para que se hagan alianzas entre partidos, que den juego a las bancadas, con miras a la segunda vuelta presidencial, porque ninguno, vistas las cosas con la lente de hoy, podrá ganar en primera vuelta.

De lo que no hay duda es del bloqueo realizado hasta el último momento, esto es, los cuatro días que faltan, por parte de la bancada de derecha, liderada en la sombra por Germán Vargas Lleras, que exhibe con orgullo, dice los 4 millones de firmas compradas, por un "cojonón de plata", y la reaccionaria del CD, sujeta al monolitismo de Álvaro, quien ya comunicó el pacto con Andrés Pastrana, el ala reaccionaria del conservatismo, que tiene en Martha Lucía su candidata ad portas de lo que resulte en las votaciones para congreso.

Entre tanto, cuentas alegres

Las fuerzas que respaldan el gobierno de Juampa, cuentan con que tendrán los votos suficientes en la recta final del fast track, que agoniza en tiempo; en medio de las contra-reformas que "protegen" la paz neoliberal.

Acorazan, hasta más no poder, la desigualdad social, esto es, en nuevos aplazamientos de mandato constitucional del art. 13, que reclama hace más de 25 años, por la promoción que "la igualdad sea real y efectiva en Colombia".

Por el contrario, está claro, por las cifras de una entidad internacional, que Colombia mantiene y aumentó la desigualdad, colocándose en el segundo peor lugar en matera de desigualdad e inequidad.

domingo, 19 de noviembre de 2017

¿CÓMO CONSTRUIR UN FRENTE COMÚN EN COLOMBIA DE CARA AL 2018?

EL VOTO DE LA CONSULTA LIBERAL (PARTE I)

MIGUEL ANGEL HERRERA ZGAIB
PROFESOR ASOCIADO, CIENCIA POLÍTICO
DIRECTOR GRUPO PRESIDENCIALISMO Y PARTICIPACIÓN,
Y LA INTERNATIONAL GRAMSCI SOCIETY, IGS-COLOMBIA

¿CÓMO CONSTRUIR UN FRENTE COMÚN EN COLOMBIA DE CARA AL 2018?

Hoy, 19 de noviembre, se pone a prueba el primer paso de lo que puede ser el desenlace, promisorio o catastrófico, de la crisis de hegemonía que corresponde al largo ciclo de la crisis orgánica del bloque histórico que produce y reproduce el capitalismo periférico/dependiente de Colombia.

Es una crisis de larga duración, que tuvo un trágico, sintomático comienzo entre los años 1946 y el asesinato de Jorge E. Gaitán, el 9 de abril de 1948. Porque no tuvo comienzo con una revolución, sino con una contrarreforma sangrienta dirigida contra el campesinado de las ciudades, y sus apoyos urbanos.

Es decir, arranca con una regresión económica y social, que aplazó también los intentos de reforma intelectual y moral que tenían como eje a la U. Nacional de Colombia, que tenía como rector a Gerardo Molina, con quien se adelantaron las tareas de creación de los institutos de filosofía y economía, con el concurso de Carrillo y García, que después dieron paso a las facultades de ciencias humanas y economía.

El ahora y el ciclo electoral

Este periplo accidentado se abre con la consulta liberal, con dos potenciales liderazgos de un partido desteñido, desdibujado desde entonces, por el abandono efectivo de su espíritu socializante, que reclamaron sus jefes históricos más caracterizados, Rafael Uribe Uribe, Alejandro López y Jorge Eliécer, para quienes la cuestión agraria era el gran desafío, que reclamaba la urgencia de realizar la modernidad democrática, y hacer posible una adecuada abolición de privilegios feudales, y semifeudales.

Humberto de la Calle, nacido en las filas del nadaismo, en la provincia, desde Manizales, construyó un prestigio como abogado de causas civiles; y su carrera de funcionario público que empezó como Registrador nacional del estado civil.
Con esos tres componentes, siendo liberal, Humberto se comprometió en liderar el proceso de revolución pasiva que le "bajó los humos" a la guerrilla renovadora del M-19, luego de su derrota militar estratégica en la toma del Palacio de Justicia, que aplastó la retoma sangrienta, genocida del ejército y la policía, autorizada y/o permitida por el que quiso ser presidente de la paz, en Centroamérica y Colombia, Belisario.

Tal "revolución" del capital, la vulgata neoliberal de César Gaviria, hoy cabeza del liberalismo, tomó forma y figura en la constitución de 1991, con la presencia validadora de la Alianza Democrática-M19, y la parte doctrinaria del conservatismo, a cuya cabeza estuvo Álvaro Gómez, escritor de la Revolución en América, y denunciante de las repúblicas independientes de los campesinos alzados en armas, siendo un aguerrido congresista, que no desistió jamás de una retórica incendiaria para atacarlos sin, lograr en vida, vencerlos.

Desde entonces hubo la defección de la otra ala del conservatismo, que tenía su inicio en el gobierno de Mariano Ospina Pérez, que triunfó siendo minoría, ante la fractura del liberalismo, en 1946. Su lugarteniente más joven, Misael Pastrana, reculó durante el proceso constituyente, y en la medida de lo posible trató de torpedearlo. Tarea que continuó su delfín, luego de hacerle conejo a las Farc-ep, rehusando a respetar los Acuerdos de San Francisco de la Sombra.


La aceptación de aquella constituyente fue votada por minorías en diciembre de 1990. Quienes la votaron no superaron el 28 por ciento del voto hábil, que comparado históricamente es el que en últimas elige presidente de Colombia, después de la votación del plebiscito de 1957. Están las cifras que conserva la Registraduría de las elecciones realizadas después de 1957 para confirmarlo o negarlo.

Todo lo cual quiere decir que la promesa democrática en el país ha sido desmentida por el descreimiento de los subalternos, que, en cambio, siguen siendo devotos de las religiones cristianas. Porque ellos se abstienen de votar en grandes números, mientras que se hacen más asiduos asistentes de las iglesias que florecen como hongos, para atender sus dolamas cotidianas, y hacer caridad y negocios paralelamente.

¿Con De la Calle, o con Juan Fernando Cristo?

Marchará el grueso del conservatismo partidista, que tiene como conductor visible al presidente del senado, Efraín Cepeda. En un cierto modo, en este partido, hay, hoy por hoy, una mezcla de matices, entre lo que fuera el conservatismo social, y los seguidores del legado alvarista. Pero, por sobre todo, el imperativo es sobrevivir en la burocracia, y mantener las clientelas a todos los niveles.

Cristo, tiene presencia, no solamente como cacique regional, cucuteña, hijo de un prestigioso médico de origen libanés, que hacía política, apoyado por su ejercicio social de la medicina. Su padre fue asesinado por una comisión del Eln, una insurgencia subalterna que años después se retractó de aquel asesinato absurdo. Cristo, en el congreso, lideró la causa de las víctimas de la guerra social prolongada, que enluta tantas hogares, y perdonó a los asesinos de su padre. Así ganó presencia, y reencauchó su estilo clientelista que lo mantiene en el senado, como a tantos otros.

Él fue el ministro del interior que apoyó el tránsito de la guerra con la farc-ep a la paz neoliberal, como lugarteniente del presidente Santos, en su ala socializante, al tiempo que preparó el tránsito a la negociación de paz de parte del Eln; mientras que De la Calle, acompañó la gestión jurídica, gruesa y menuda de los acuerdos con la guerrilla, presidiendo el equipo presidencial, que abandonó el trámite de su implementación.

Ahora bien, esta gestión vergonzante de los acuerdos de parte del gobierno y sus comisionados, produjo la derrota del plebiscito, por escasos 52 mil votos. Ahora el acuerdo apunta, al pasar por las horcas caudinas del congreso, y la corte constitucional, a convertirse en una nueva revolución pasiva. De este crucial impasse beben las aspiraciones del precandidato, quien ya fue capaz de bajarse del bus de la vicepresidencia, cuando comprobó la corrupción de la campaña presidencial que los eligió, bajo la gerencia de Fernando Botero y su tesorero, Santiago Medina.

Así las cosas, existe la amenaza manifiesta que todo cambie para que todo siga igual, con el fantasma de la JEP, picoteada y bastardeada hasta el límite,a pocas horas de que finalice la votación de la consulta liberal. Que podría superar el millón de votos, si hay claridad suficiente en el partido de la paz, que tiene a las organizaciones políticas y sociales subalternas como interesados de primera línea.

Al mismo tiempo, el partido de la Farc, con las vocerías de Timochenko, su candidato presidencial, e Iván Márquez su secretario político, de orígenes semi-rurales, siendo el último sobreviviente del genocidio de la UP, no han sido capaces de "pararle el macho" al esperpento jurídico en que amenaza el bipartidismo reaccionario y de derecha, convertir a la JEP como a la reforma política, piezas fundamentales para el quehacer político de la insurgencia subalterna que hizo dejación de armas, y la que se prepara para hacerlo desde Quito.

Consulta Liberal y Frente Común

Sobre el particular, tanto De la Calle como Cristo, ha perdido el examen. Nada han dicho sobre estos últimos eventos perturbadores, que no sea que voten por ellos para defender la implementación de la paz, ¿cuál?. Ellos son, a su modo, cancerberos hasta ahora de la paz neoliberal, bajo la conducción y el consejo de Gaviria y Samper, sus jefes "naturales".

Pero, ello no quiere decir, que en la guerra de posiciones estratégica que define a la posguerra, el Frente Común de los subalternos pueda ignorarlos. En materia de representación política es importante tenerlos del lado de la paz, en un frente común, desde la disputa de la primera vuelta; y con más veras de existir un reñido ballotage.

Está claro, también, que ninguno de los dos se atrevió todavía a desafiar a la reacción y a la derecha hirsuta, antes de la consulta de hoy, de la que desistieron tanto los conservadores como el Centro Democrático, para descubrir su verdadero talante político. Ninguno ha dicho, De la Calle o Cristo, que están dispuesto a aliarse con Tiomochenko, y con Gustavo Petro.

Ellos, Pastrana y Uribe, no quieren comprometer la candidatura de las elites, o la dictadura del jefe "histórico" del CD, quien de paso excluyó a dos dirigentes conservadores tocados por la corrupción, Oscar Iván, y Luis Alfredo.

Estos corifeos del jefe de la reacción prefirieron hacer encuestas, pagadas por ellos mismos entre los quíntuples cobijados por el prestigio del ganadero, finquero y accionista de obras públicas, por interpuesta persona, Álvaro Uribe Vélez, practicante descarado de la posverdad, con la comparsa de su esposa licenciada en filosofía.

Cualquiera de los dos, De la Calle y Cristo, si quieren garantizar que la guerra social mengue sus efectos catastróficos, tiene que hacer alianzas con el otro lado del espectro, el que llamamos el heterogéneo y difuso partido de la paz. Porque en él hay elementos de tres propuestas de paz, neoliberal, subalterna y democrática cociéndose de modo desigual, y contradictorio, con los días contados para perder o ganar las elecciones de 2018.

Jugando con candela

Lo anterior quiere decir, que los $40 mil millones de pesos tienen una significación especial, porque definen un punto de convergencia, el ala de centro derecha y centro izquierda que habita al liberalismo de hoy, que fuera definido, después del asesinato de Gaitán, como una concurrencia de matices de izquierda, con el grueso de las fuerzas democráticas y de izquierda nacional, para quienes el liberalismo puede ser un aliado en la guerra de posiciones democrática.

Por cuestionar esa definición, por defender la diversidad, quedaron fuera, Sofía Gaviria y Viviane Morales, quienes votaron por el no a la negociación de la paz de La Habana. Ellas pretendían ser liberales, mientras son talladoras de votos, en favor de la reacción y la derecha de cuño religioso, de donde provienen sus mejores recursos políticos y financieros que las han hecho senadoras.

El programa del liberalismo histórico, después del magnicidio de Gaitán, estuvo a cargo del jefe burocrático y lentejista, Carlos Lleras, su rival más caracterizados. Tío abuelo de Germán Vargas Lleras, el candidato de la reacción y la derecha, para disputar la segunda vuelta. Un zorro clientelista que corteja a "caperucita" recogiendo firmas con organizaciones especializadas, para ofrecer legitimidad a su trayectoria oligárquica de cara al potencial pueblo votante.

De tal suerte que ese liberalismo, el de los matices de izquiera, se le hizo insoportable a Germán, cuando Ernesto Samper fue presidente; y tuvo que apelar a la corrupción administrada por sus segundos para imponerse a Andrés Pastrana, financiado por los grandes capos esmeralderos, afincados en la Costa y Boyacá. Es lo que dicen los estudiosos de estos menesteres. Por eso conformó su empresa electoral, su partido de bolsillo, Cambio Radical, por lo que ahora no se postuló, en una burda estratagema para continuar la campaña que financió la plata de los colombianos a través de los ministerios que le entregó Santos, su padrino político, desde que lo ayudó a ganar la reelección.

De Poder Popular, al empresa concebida por Samper, desde que fue derrotado la aspiración de reelegirse que acarició el "gallo" López, se desprendió con cálculo la senadora Piedad Córdoba. Ha reclamado respeto para las negritudes, y otras causas de los subalternos, a pesar de haber sido destituida.

Recuperando la senda corrida por Diego Luis Córdoba, por estar, apoyando la paz con las Farc-ep, recibió los dardos del exprocurador corrupto, Alejandro Ordóñez. Sin embargo, hoy Piedad languidece, recogiendo firmas, que no son suficientes para ganar ella una elección, a la lado de la Marcha Patriótica, donde sobrevive también el Partido Comunista, que le impone condiciones a su aspiración, que decidió apoyar también con firmas, pero con una faltriquera mal provista.


(Continua)