jueves, 29 de septiembre de 2016

CONVOCATORIA AL CABILDO EXTRAORDINARIO
DEBATE PÚBLICO:PLEBISCITO, PAZ Y CONSTITUYENTE
INVITADOS: SANTOS, URIBE Y TIMOCHENKO
SITIO: PLAZA CHÉ, UNAL. HORA. 6 PM.


Antecedentes inmediatos


La sorpresa radial del miércoles en la mañana fue el diálogo a viva voz, con Álvaro Uribe Vélez, en interlocución con Hassan, Yamid, que se extendió, en solitario, protagonizado por un Quijote reaccionario,  a sus anchas, hasta las 8.30 am.


La última pregunta a Uribe Vélez es qué pasó con su reclamo por lo dicho por María Fernanda Cabal. Según él fue malinterpretada.
Él aprovecha para decir que las Farc-ep va a tener 31 emisoras, por lo que él espera que la FM le de "chance" de comunicarse, porque queda en inferioridad de condiciones.


Trae a cuento el caso de una madre en la Guajira, y su hija que fue violada por las Farc-ep, y Uribe Vélez comenta el diálogo entre ambas, para concluir que no tendrán castigo. Y añade eso da mal ejemplo.


Se refiere a Santrich, y dice cómo será cuando estén más cerquita del poder, si ha escrito y dicho lo que hoy aparece en la prensa.


Él concluye: "por eso, nosotros decimos no a los Acuerdos de La Habana."


De esta parte final del diálogo, se supone que alcanzó una escucha de alrededor de 10.000 personas conectadas a streaming, y facebook.


El senador del CD pide excusas, y agradece a los oyentes que tuvieron la paciencia de escucharlo; y aprovecha para recordar que su gobierno tuvo muchos errores, pero se hicieron unos avances. Que la campaña del NO es para liberar a Colombia de más guerra.


Medios y diálogo previo con el senador Uribe Vélez.


Los periodistas de la FM-RCN con sus preguntas permitieron que el entrevistado presentara sus argumentos y acusaciones, al gobierno que impulsa los Acuerdos de Paz.


Él recordó que el plebiscito fue reformado, pasando de una exigencia de un voto de un mínimo del 50 por ciento, así como excluir el conteo del voto en blanco. Así, dijo, es muy difícil poder ganarlo con los defensores del NO.


Lo que omite el senador es que la competencia es igual para ambas partes. Otra cosa ocurrió con él, cuando de un plumazo, se cambió un "articulito" que le permitió en causa propia, y luego a Santos, su rival, reelegirse, incluyendo el cohecho, un acción criminal para conseguirlo. Claro, realizado por interpuesta personas. Esas personas, sus ministros han sido encausados por la justicia, las Cortes.


Él respondió, en defensa del bloque agrario, del que hace parte, que el asunto de los baldíos produce inseguridad jurídica; y que en su gobierno se titularon 8 millones de Has, en beneficio de las minorías indígenas. Que ellos tienen propiedad común, hoy, de más de 30 millones de Has.


Lo que el senador no dice, es la calidad de las tierras tituladas, el lugar de la ganadería extensiva, la quiebra del Fondo Ganadero, el despojo de tierras producida por los paramilitares en connubio con políticos del Partido de la U, y del Centro Democrático, entre otros.


¿De qué Congreso hablamos, pues?


Él dice que las Farc-ep, con todas las ventajas que se pactaron en los acuerdos podrán llegar a 26 congresistas, y que con esas gabelas, podrán disputar el poder en Colombia, y conducirla al Castro-Chavismo. Recuerda que el CD no acepta que quienes son responsables de crímenes de lesa humanidad sean congresistas.


Él pierde la memoria, cuando no recuerda, lo que dijo en público, ante las revelaciones de Salvatore Mancuso en su visita al Congreso. Él señaló que más del 30 por ciento de los elegidos lo habían sido con el apoyo de las AUC. Y el entonces presidente los exhortó a que le dieran curso con su apoyo a los proyectos de ley de iniciativa del ejecutivo.


Uribe Vélez recuerda que Vargas Lleras dijo que había varios apartes del Acuerdo de 297 páginas que no compartía, y sin embargo, iba a votar sí. También le preguntaron por el cambio de idea del alcalde de Medellín. Y él contestó con su remanida fórmula: otra pregunta, en coro con Yamid.


Señaló que las FF AA no pueden tener el mismo trato que los terroristas de las Farc-Ep. Aunque a Uribe le recordaron que había militares incursos en narcotráfico, en acción con los paramilitares, y en los "falsos positivos". A la vista está el caso de Rito Alejo del Río, en cuyo homenaje de "desagravio" en el Hotel Tequendama, Álvaro fue anfitrión central.


La justicia de corrosca o sombrero


Él recordó que no estaba protegido por la inmunidad como presidente, porque también ha tenido otros cargos. En consecuencia podrá ser encausado por actuaciones que tuvo en desempeño de tales cargos.


Sin embargo, él insiste en que los jefes y comandantes de las Farc-ep, tienen que ser responsables de los crímenes que hayan sido cometidos por la guerrillerada y los mandos medios.


La justicia transicional es la fórmula de la impunidad. Timochenko, Santrich, Catatumbo, Márquez, Lozada, Romaña tienen que pagar cárcel. Ninguno de ellos puede ser amnistiado, porque ellos están incursos en crímenes de lesa humanidad.


Para estos cristianos, añadiría alguien: "el que peca y se arrepiente empata". Pero, claro, esta es la ley del embudo. ¿Para quiénes? Para los comandantes de FF.AA y Policía, a quienes no es posible responsabilizarlos de lo hecho por sus subalternos.


Para ellos, la responsabilidad penal es individual. Un anticipo de esto es la absolución del entonces mayor Plazas Vega, en la retoma del Palacio de Justicia, o la suerte que pudieran correr, a manera de ejemplo, el general Mora, o Mejía, o Naranjo. Porque ellos representan el uso legítimo de la fuerza del Estado.


Pero, Uribe y el general Ruiz (r) de Acore, quieren añadir a la "transformación" del delito de cohecho, dizque la fórmula de la amnistía para todos los cuerpos armados de la República, y no para las Farc-ep, el Eln, o la disidencia del Epl, que a lo largo de todos estos años fueron declarados como delincuentes políticos.


Es el mismo exabrupto que pretendió equiparar a las Auc como delincuentes políticos, embutiéndolos en la figura de la sedición. Barbaridad que la Corte Suprema de Justicia no dejó prosperar.


Un debate pendiente: Santos y Uribe a la palestra


Después de escuchar la retórica "culebrera" de Uribe Vélez, no queda más tentación que recordar el primer debate entre Hillary y Donald. Para hacer posible que una audiencia de 40 millones, en Colombia, tenga la oportunidad de escucharlos, sin el recurso de "otra pregunta."


A dos políticos tradicionales rivales: Álvaro y Juan Manuel, dos expresidentes, defendiendo con argumentos y hechos sus posturas sobre la paz y la guerra. Y junto con ellos a un tercero, Timochenko, quien ya ofreció/pidió perdón a todas las víctimas en la guerra que libraron.


Nunca lo hizo Uribe Vélez, tampoco Andrés Pastrana como cabeza que fueron de los cuerpos armados que combatieron
a la insurgencia subalterna, como tampoco mostraron su declaración de renta a los colombianos, aunque Álvaro amenazara con hacerlo.


Este un debate fundamental, no a dos sino a tres bandas, a la firma de una paz imperfecta, y parcial, porque aún resta realizarla con el Eln y el Epl. Pero, paz al fin con uno de los contradictores del Estado, en ejercicio del derecho de rebelión, según su real saber y entender. Es una posibilidad consagrada en la creación de la ONU, en San Francisco.


La razón de este debate público, que emula con lo que acontece en Estados Unidos, con los candidatos Clinton y Trump, con sus obvias diferencias, permitirá que por primera vez, en Colombia, las estrecheces de la democracia liberal sean un ejercicio de democracia deliberativa, como la quiere y la proclama en sus escritos Jürgen Habermas y seguidores. Para avanzar luego hacia lo que Chantal Mouffe/Laclau denominan democracia radical, después de escribir su célebre Hegemonía y Estrategia Socialista (1985).


De esa manera, sin marrullas oratorias, ni trampas argumentales, de cara al poder constituyente ciudadano, se precise cuál es el fundamento de la disputa por el plebiscito. Que quede clara en materia de pasión por la verdad, la contribución a la mayoría de edad de nuestro pueblo en los diez días que estremecen al mundo colombiano.


Sí el presidente Santos se rehusa a debatir, en su lugar deberá estar Timochenko para que controvierta argumentos y hechos con Álvaro Uribe Vélez, quien se abroga el papel de contradictor moral. Y quien, además, insiste en que las Farc-ep fueron los asesinos de su padre, aunque éstas hayan negado tal autoría públicamente. Para que uno u otro corrijan su yerro, y pidan perdón, y reconozca su yerro públicamente.


Invitación Alternativa: Jueves de Cabildo en la Nacho


La invitación la hace el Grupo Presidencialismo y Participación, conjuntamente con sus asociados. Nosotros recordamos, primero que todo, que antes de la decisión colectiva del próximo domingo 2 de octubre, están y seguirán en la disputa tres proyectos de paz: Reaccionaria, Neoliberal y Subalterna.


Para nada ocultamos nuestras preferencias. Más aún, pensamos que la fórmula de la paz subalterna garantiza la realización del conjunto de acuerdos pactados y firmados en La Habana. Porque el Congreso, pese a sus compromisos previos, no es ni será el último garante en una real, verdadera democracia, que aún no conocemos en Colombia.


Porque el poder legislativo no es el constituyente, según lo estipula el art. 3o. de la Constitución. Porque el constituyente primario, el poder constituyente reside y es fuente el pueblo ciudadano; es decir, para efectos prácticos, la voluntad concreta de todos y cada uno de estos colombianos que son de nuevo convocados a las urnas para decidir el segundo Plebiscito de la historia republicana.


Así lo establece, y lo afirma el art. 40 de la misma Carta, de modo general:


"Todo ciudadano tiene derecho a participar en la conformación, ejercicio y control del poder político Para hacer efectivo este derecho puede:


2. Tomar parte en elecciones, plebiscitos, referendos, consultas populares y otras formas de participación democrática."


Aunque es evidente que el ejercicio de este procedimiento democrático, una Constituyente produce hasta hoy disgusto a Álvaro Uribe Vélez, Andrés Pastrana, Oscar Zuluaga, Plinio Apuleyo Mendoza. Y terronera tanto a los nombrados, defensores de la paz reaccionaria, como, en la otra orilla del bloque dominante, a los cultores de la paz neoliberal, es decir, un listado que encabezan Santos, Gaviria, Vargas Lleras, Betancur, Martínez, Montealegre, que se invoque y se insista en la convocatoria de una Asamblea Constituyente.


Así las cosas, antes como ahora, para no olvidarlo, la Constituyente tiene que ser reclamada y voceada por la juventud de Colombia, y por las diversas expresiones populares y ciudadanas de los subalternos, los no cobijados y amparados por el blindaje del bloque dominante.


Así ocurrió entre los años 1989 y 1991. Lo recordó hace pocos días un panel con ocasión de los 25 años del proceso constituyente, en el IV Congreso Nacional de Ciencia Política. Realizado en el auditorio central Luis Carlos Galán de la U. Javeriana de Bogotá.


En la misma mesa estaban reunidos los impulsores de la iniciativa de la 7a papeleta, los estudiantes Fabio Villa (UNal), Claudia López (Externado), Gustavo Salazar (Uniandes), Alejandra Barrios (MOE), y los constituyentes Gustavo Zafra (liberal), Angelino Garzón (Alianza Democrática/M19), Iván Marulanda.


Villa, quien también fuera constituyente, recordó que la iniciativa de la Constituyente empezó a agitarse por el estudiantado de izquierda,primero en el periódico trotskista, El Socialista, del que eran parte Luis Carlos Valencia, Camilo González, propuso una Constituyente Obrera en los inicios de la década de los años 80.


Después, los estudiantes de las universidades privadas fueron los voceros de una Asamblea constitucional, como respuesta al asesinato de Luis Carlos Galán. Tal y como lo dictaban los profesores de ciencia política, Mario Latorre y Fernando Cepeda, y el entonces auxiliar docente de derecho constitucional, Fernando Carrillo. Él luego se convirtió en Ministro de Justicia, y ahora compite por el puesto de procurador general.


Al final, en medio de varios "magnicidios", los estudiantes colombianos deliberaron y acordaron el contenido de la histórica papeleta, cuyo conteo autorizó el presidente Virgilio Barco, y así se hizo como puerta a la convocatoria.


De nuevo, Plebiscito Más Constituyente Social


La propuesta que los unificó entonces fue la de una Constituyente Ciudadana y Popular, en la que insistía la izquierda de tradición marxista leninista, que se expresaba en Esperanza, Paz y Libertad.


Estaban reunidos en un frente de masas llamado "A Luchar". Había tenido como principal vocero a Oscar William Calvo, quien fuera asesinado en las calles de Bogotá, el 20 de noviembre de 1984, cuando negociaban la paz con el gobierno de Belisario Betancur.


Este asesinato ocurrió con el concurso del BINCI, dirigido entonces por el coronel Iván Ramírez Quintero. Así lo denunció el suboficial Bernardo Alfonso Garzón ante la Procuraduría en declaraciones de 21 y 23 de enero de 1991. (Ver el libro sobre el paramilitarismo en Colombia, 1988-2003, recientemente publicado por el Banco de datos de DH y Violencia Política del CINEP)


Si ninguno de los tres concernidos concurre a la deliberación de este jueves, nosotros proponemos recrear en la Plaza Ché, a través de un sociodrama a los tres personajes en el Cabildo Abierto, con el concurso, si a bien lo tienen, los clubes de debate universitarios, donde podrán ser interpelados por el "coro/auditorio", con la audiencia de estudiantes y ciudadanos del común que acepten la invitación, hecha desde la primera universidad del país, que desea ser la anfitriona de todas las universidades públicas y privadas.


Los esperamos este jueves, a partir de las 6 pm. "No habrá buses a todos los barrios", como dicen los organizadores de los eventos populares. Cada uno tendrá que venir por su propia cuenta para ser, siendo, poder constituyente. Les proponemos que como uno de los frutos de la deliberación juntemos al voto afirmativo por el plebiscito, una papeleta por la convocatoria a una Constituyente Social, para realizar eficaz y efectivamente lo consignado en la Constitución vigente:


"El estado promoverá las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva, y adoptará las medidas en favor de grupos discriminados y marginados." (Ver Art. 13, CNal)


Así que hagan sus previsiones, en particular, los que vayan a utilizar el Transmi, porque va a estar repleto para entonces. Preparen sus propuestas y dispongámonos a auto-organizarnos de manera autónoma, para mover a la apática Bogotá, para votar el SI al Acuerdo.


Pero con condiciones, que solicitamos en forma democrática con el antecedente de la primera real Constituyente de nuestra historia republicana, la de 1991, que sin embargo no tuvo refrendo ciudadano y popular. Esperamos, entonces, que hoy, a las 6 pm., nos acompañen en la deliberación Jaime Araújo Rentería, José Gregorio Hernández, Jaime Castro, Rodrigo Uprimny y Manuel José Cepeda, entre otros, en "modo constituyente", para conversar y decidir nuestro quehacer inmediato y mediato.


Los esperamos. Ayúdenos a divulgar esta Convocatoria al Cabildo Extraordinario de hoy jueves, 29 de septiembre, 6 pm.


miércoles, 28 de septiembre de 2016

CÓMO CAMBIAR EL MUNDO HOY

Miguel Angel Herrera Liliana Zgaib
Profesor asociado
Ciencia Política, UNAL

"En homenaje a Paco Fernández Buey, y Carlos Nelson Coutinho, estudiosos de legado de Carlos Marx y Antonio Gramscim en España y América Latina."

Estas son reflexiones que resultan de estar leyendo apartes del libro "Cómo cambiar el mundo" del pensador Eric Hobsbawn, historiador marxista longevo y lúcido, que ha influido y en parte formado a varios estudiosos colombianos de la historia desde Marco Palacios hasta Gonzalo Sánchez, para no hablar de las camadas intelectuales más cercanas.

Al enterarme del fallecimiento de modo diverso, de Paco Fernández Buey, y Carlos Nelson Coutinho, a la vez que pensamos en lo que serán las jornadas del VII Seminario internacional A. Gramsci, donde la interlocución será a propósito de Antonio Gramsci, Nicolás Maquiavelo, Jacques Rancière y Antonio Negri, un caro compagno, con quien empezamos los contactos intelectuales con ocasión de la Cátedra Manuel Ancízar.

Marx hoy

En el nuevo libro publicado hace algo más de un año, en su edición castellana, él cumple una cita primero con Marx y Engels, y luego con Antonio Gramsci, y se pregunta con realismo que es lo vivo y lo muerto del primero; y su influencia actual de cara a la recesión experimentada por el capitalismo global entre 2008-2009, cuyas secuelas no han dejado de manifestarse.

Para la muestra están los botones de fuego en la Atenas de hoy, sublevada contra la austeridad, y los indignados españoles que está semana volvieron a copar las calles de Madrid. Haciéndose visibles por miles, más los reclamos de independencia por parte de Cataluña, que no quiere compartir las desgracias de España como un todo dividido, desde los tiempos de la reconquista.

Eric Hobsbawn recuerda cómo junto a otros brillantes intelectuales de la izquierda contribuyó a la escritura de Storia del Marxismo, 1978-1982, la coronación póstuma de 10 años de luchas en Italia; donde el nuevo proletariado, estudiantes y diversas capas de la población, adelantaron en "los años del plomo" la causa de la autonomía. Entonces padecieron el terror estatal, el derrumbe del proyecto socialista del eurocomunismo, y vivieron exiliados o en las cárceles.

Más allá de Marx

Entre estos, y quienes están vivos se encontraba Antonio Negri, quien para los años 70 le dio cuerpo a un primer balance que avanzó en la medida de lo posible, en la comprensión de Marx. Negri tomó posición frente a los marxismos, en su trabajo "Marx, más allá de Marx", en un diálogo crítico con Althusser y su reflexión estructuralista de Marx. Lo trabajó inicialmente en un seminario sobre los Grundrisse en París.

El propio Hobsbawn hizo sus apuntaciones históricas a los Grundrisse, cuando revisó los apartados de éstos publicados como "Formaciones económicas precapitalistas," como él lo recuerda en el Prólogo a su libro "Cómo cambiar el mundo."

Era el tiempo en que se debatía en el Tercer mundo, de modo intenso, las transiciones del capitalismo al socialismo, y con ellas el tópico del desarrollo de signo soviético o estadounidense, donde, y no porque sí, W.E. Rostow había escrito su manifiesto anti comunista.

Para 1998, en el 150 aniversario del Manifiesto Comunista, Eric nos refiere anécdotas significativas. La primera es la petición del editor de la revista de la línea aérea United Arlines, para que le autoriza publicar apartes de su artículo al respecto.

Allí aparece la pregunta que le hizo el financista húngaro George Soros sobre Marx. Él mismo le decía, que "Hace 150 años este hombre descubrió algo sobre el capitalismo que hemos de tener en cuenta".

Socialismo, capitalismo y más

Dice Hobsbawn, Marx pensaba que "El capitalismo era por naturaleza, incapaz de conformar la economía resultante de la producción social. Ésta suponía, sería necesariamente socialista".

En el siglo XX, según Eric, el proyecto socialista "en su forma del siglo XX, está muerto. El socialismo tal como se aplicó en la URSS y las otras economías "centralmente planificadas", es decir, economías dirigidas teóricamente sin mercado, propiedad del estado y controladas por el mismo, han desaparecido y no resurgirán".

A renglón seguido, se advierte, cómo al igual que Marx lo dejara claro, que él no inventó la lucha de clases, sino que ella fue teorizada, primero, por los historiadores burgueses, y en particular cita, como ejemplos, a Edward Gibbon, a quien leyó en no pocas sentadas en la sala de lectura del Museo Británico, y a Thiers, por Francia. Pero, él sí elaboró una teoría sobre la lucha de clases como lo dejó en claro a su corresponsal en Estados Unidos, Joseph Weydemeyer, en una célebre carta.

Igualmente, y es más común, no fue ni Marx, ni tampoco Engels quienes teorizaron acerca de la economía socialista centralizada tal y como se practicó, y quizá aun se practica entrados en el siglo XXI. La primera teoría no fue elaborada por los socialista recuerda Hobsbawn en "Marx hoy". En verdad la elaboró un economista italiano no socialista, Enrico Barone, en 1908, quien pensó "la cuestión de nacionalizar las industrias privadas".

Marx no dijo nada al respecto nada concreto sobre la "planificación" tratándose de la gestión social de la economía. Esto se desarrolló en cambio, aplicando el enfoque de la teoría de los sistemas, traducido en el análisis de entrada-salida de Wassili Leontiev.

Fue una suerte de respuesta a las exigencias de las economías de guerra durante la primera gran guerra europea del siglo XX. Esto también lo recuerda Hobsbawn, quien ya camina sobre sus 90 años. Y a quien le tocó vivir las consecuencias de ésta, según recuerda en notas autobiográficas.

El derrumbe y el siglo XXI

Caído en desgracia el socialismo del siglo XX, para no levantarse más, el presidente Vladimir Putin, exjerarca de la KGB, y hoy presidente del la Federación rusa, por vía fraudulenta, según lo recuerda hasta el grupo musical "pussy riots", procesadas por sus críticas a este régimen, le pasa la cuenta de 27 mil millones de dólares de deuda, a la Cuba socialista gobernada hoy por Raúl Castro. Una deuda contraída en los tiempos en que la isla tenía una estrecha relación con el desaparecido régimen soviético.

El socialismo cubano permanece en medio de grandes afugias después de sobrevivir al periodo especial, y ahora vuelve a ser tratado como deudor moroso por el otrora gran socio, todopoderoso, con quien protagonizaran la "crisis de los misiles". Está por verse qué vendrá en seguida en esta recuperación de cartera morosa, para nada amorosa entre estas dos experiencias socialistas, sujetas a los dramas de la hora presente del capitalismo globalizado.

Al respecto del siglo XXI y Marx que comenta el historiador británico-alemán, y de ancestro judío como el propio Marx.
Recordando el encuentro con Jacques Attali, quien también ha escrito un esbozo biográfico de Marx, dice compartir con él, que "fue el primero en aprehender el mundo en su conjunto, que es a la vez político, económico, científico y filosófico".

Aunque, y así lo reconoce también, "mucho de lo que escribió está obsoleto, y parte de ello no es, o ya no es, aceptable...Nadie va ya a convertirlo en dogma, y menos en una ortodoxia institucionalmente apuntalada". Y en la segunda década del siglo XXI.

¿Entonces, qué?

Las características esenciales del análisis de Marx que permanecen, son: "el análisis de la irresistible dinámica global del desarrollo económico capitalista y su capacidad de destruir todo lo anterior, incluyendo...como por ejemplo las estructuras familiares."

La segunda, y quizás más relevante y dura realidad presente es:
"el análisis del mecanismo de crecimiento capitalista mediante la generación de "contradicciones" internas: interminables arrebatos de tensiones y resoluciones temporales, crecimiento abocado a la crisis y el cambio, todos produciendo concentración económica en una economía cada vez más globalizada".

Esta inaudita concentración de poder económico está a la vista, y como Attali lo recuerda, dice Hobsbawn, en ella deciden 1.000, o como mucho 10.000, los Slim, Buffet, Gates, los reunidos en el Foro de Davos, los Sarmiento Angulo a menor escala en América Latina dicen, Hardt y Negri. De cara a ellos están las multitudes, un sujeto político en emergencia, que también ha transformado la figura del proletariado del fordismo, y aun no se ha producido "la expropiación de los expropiadores".

El cierre de su reflexión, Hobsbawn lo hace citando al Nobel de economía, Sir John Hicks, "La mayoría de aquellos que desean establecer un curso general de la historia...utilizarían las categorías marxistas o una versión modificada de las mismas, puesto que hay pocas versiones alternativas disponibles".

En este horizonte, en otro escrito, que publicaré en los papeles para el VII Seminario Gramsci, donde tendremos interlocución con Rancière y Negri, visitantes en Bogotá, en Octubre el primero, y en Noviembre el segundo, me referiré a lo que sobre Gramsci escribiera Eric Hobsbawn en el libro que ha motivado estos comentarios.

Los invito a visitar el blog Praxisur, y los links asociados en la red Ciudad Blanca: www.praxisur.blogspot.com.

martes, 27 de septiembre de 2016

SIN ACCIONES DE LA INSURGENCIA SE FIRMA LA PAZ CON LAS FARC-EP EN COLOMBIA. Miguel Angel Herrera Zgaib, Director Seminario Internacional A. Gramsci, y Proyecto Sociedad GlobAL Gramsci, SGG/GGS. "La paz luego de 267.162 muertos." El Tiempo, 26/09/16, primera plana. "El 1o, de diciembre de 1957 se llevó a cabo esa consulta, que contó con mayor participación en la historia contemporánea del país: 4.169.274, el 95,3 % de los 4.397.090 votantes, apoyaron , entre otros acuerdos, la responsabilidad compartida de los partidos tradicionales en el ejercicio del poder..." J. G. Tokatlián, ET, 25/09/2016, p. 8. Hoy, 26 de septiembre, en la historia de 52 años de guerra, las dos principales insurgencias de Colombia, según lo anunció Gabino, Cdte del Eln, será el primer día en que no habrá acciones de guerra, mientras se produce la firma del acuerdo de paz con las Farc-ep, en la ciudad de Cartagena. Lo presenciarán miles de testigos, 15 presidentes, y personalidades internacionales y globales, incluido Ban Ki-moon, secretario general de la ONU. Igualmente será el día en que la oposición reaccionaria no podrá manifestar en público su rechazo a los acuerdos de paz, que con el senador Uribe Vélez, y el exprocurador Ordóñez que la lidera, condenan como una forma más de prolongar la guerra entre los colombianos. En su discurso público, el bloque reaccionario aspira a ganar el plebiscito con un no rotundo, o por lo menos espera que la abstención sea tan alta que no se alcance el mínimo de votos requeridos por la Corte Constitucional para validar la refrendación de lo acordado en La Habana. De cara al Plebiscito "La victoria significa el logro de los objetivos políticos, y sentar a las Farc en la mesa en un proceso de conversación, lo fue. Por eso, yo estuve sentado ahí." Gral Mora, entrevista con M.I.Rueda. En los siguientes días, el domingo 2 de octubre, se producirá el colofón para esta paz parcial. Ella fue el resultado de una guerra que la insurgencia de las Farc-epno perdió en lo técnico militar, , pero que sí afectó en forma grave al conjunto de la sociedad colombiana, y en mayor medida a las multitudes de trabajadores. Así se registra en los inventarios y balances de la infinita minoría de potentados, los cuatro grandes grupos, que con pocas excepciones siguieron obteniendo pingües ganancias de y durante la guerra que afectó al campo, y los habitantes de las ciudades que no vivieron directamente bombardeos y combates en la vecindad de sus casas y trabajos durante más de medio siglo. Quien quisiera manifestar alguna duda con respecto a este balance económico, basta que revise las estadísticas del Dane, el Banco de la República, el Minhacienda, y al mismo tiempo confronte tales balances con la situación del salario mínimo, el empleo, el subempleo, y los millones de desocupados, yerrantes que existen en el país de la "prosperidad económica." Sin embargo, conviene leer lo que contesta y afirma el general Jorge Enrique Mora, excomandante de las FM, quien fue sustituido en los tiempos de la negociación de paz de San Vicente del Caguán. Él ha acompañado todas las deliberaciones de La Habana hasta la firma en Cartagena. Mora, al igual que general Mejía, activo, insisten sin vacilar en que la victoria militar del ejército nacional es una realidad. "Mire: en el Caguán tenían 20.000 hombres armados y uniformados. Hoy en día no pasan de 7.000...pero la derrota del enemigo no significa que tenga que morir hasta el último de los soldados que esté uno confrontando en el campo de combate." (Ver, ¿Cómo hizo para sentarse con esos tipos?, entrevista con María I. Rueda, ET, 26/09/16, p. 5). ¿Sí o No? "James, cobarde, sí o no?" John Carlin, en El País. Las Farc-ep, por supuesto no piensan lo mismo que los distinguidos militares. Ellas, su comandancia, no creen que hayan perdido la guerra. Más aún, cada vez que pueden recuerdan que estuvieron diez años enfrentando las armas del estado, en las más duras operaciones, después de la precipitada salida del Caguán, ordenada en 72 horas por el entonces presidente, Andrés Pastrana, artífice de la tercera intentona de paz con la insurgencia subalterna más antigua del continente. Contra la guerrilla de las Farc-ep se lanzaron, de manera principal, las operaciones Sol Naciente (2007), Aromo (2007), Fénix (2008), Jaque (2008), Sodoma (2010), y Odiseo (2011), después que la insurgencia subalterna obtuviera una seguidilla de victorias que pusieron a la defensiva coyuntural a soldados y policías. Estas empezaron en Las Delicias (1997), Cerro de Patascoy (1998), El Billar (1998), Miraflores (1998), y Mitú (1998), que fue el punto de inflexión, en lo que era un tránsito de la guerra de movimientos a la guerra de posiciones por parte de la insurgencia subalterna. Todo lo cual produjo el directo involucramiento del gobierno y los cuerpos militares estadounidense. Se acudió a la mediación del Plan Colombia, una fachada que muy pronto mutó de promesa de Plan Marshall a guerra contra-insurgente, de la que quedó huella indeleble en la captura de los tres contratistas de "buena fe", que acompañaron en cautiverio a Ingrid Betancourt y Clara Rojas, hasta su liberación con el helicóptero trucado de la Cruz Roja Internacional. La respuesta de las FF.AA. a los avances guerrilleros fue aérea, y utilizando fuerzas helicoportadas y aviones que desembarcaron al otro lado de la frontera, desde Brasil, se repelió el ataque a la capital del Vaupés donde las Farc-ep permanecieron 3 días. Las fuerzas de Romaña se replegaron con un número de bajas desconocido, de parte y parte hasta hoy. Aunque quedó constancia de la emboscada sufrida por los militares que acudieron al auxilio de Mitú. Pero, la fórmula estratégica varió de manera definitiva. El argumento de la guerra para acceder al poder político en Colombia terminó para las Farc-ep. En ese viraje fue figura central Alfonso Cano, con quien se desarrollaron las conversaciones iniciales para una nueva, definitiva negociación de paz, por interpuesta persona, a través de Pablo Catatumbo, y Henry Ávila, quien habló primero con Uribe Vélez y después con Santos. Sabido es, porque lo manifestó el propio Santos, que él ordenó la muerte de Cano, la que fuera denunciada/comunicada por el obispo de Cali, como lo recuerda en uno de sus últimos libros el historiador Marco Palacios. Hace ya cuatro años que la negociación que se hizo en La Habana, hoy, a las 5 de la tarde, como en el poema de García Lorca, se firma el acuerdo final en Cartagena la de las indias y los negros, sometidos a servidumbre y esclavitud hasta bien entrado el siglo XIX los unos, y hasta el siglo XX los otros. Para James, el ídolo del fútbol nacional, y para cualquier colombiano cualquiera, la interpelación del Plebiscito es directa y definitiva. Se quiere la paz o la continuación de la guerra contra las Farc-ep, que se ha decidido ahora a disputar la hegemonía en la sociedad civil y política por la vía de la persuasión, el consenso, haciendo a un lado la violencia, con la convicción que el domingo se aprobará el acuerdo con una ventaja suficiente sobre la campaña del no, que lidera la reacción política . ¿Una hegemonía alternativa? A la cabeza de la paz subalterna, se prueban las Farc-ep, como oposición directa, en representación de los de abajo, y en particular, de los pobres y jornaleros del campo, y de sectores del campesinado parcelario, quienes han sido objeto de una violencia continuada, y después de una contra-reforma a cargo de terratenientes y paramilitares, con apoyo directo o indirecto oficial. Si de hegemonía se trata, en el sentido gramsciano, no se trata que el antagonismo desaparece, sino que es el referente teórico y práctico dinamizador de la transformación social y política. No se produce la conversión de enemigos, a la manera como lo lee la reacción schmittiana, en adversarios en la fórmula Laclau/Mouffe. Para citar a un autor italiano, radicado en México, y que nos visitará para este octubre, Massimo Modonesi, - quien ya intervino en el X Seminario Internacional Gramsci , vía videoconferencia, realizada por Angela María Herrera, durante el intercambio en la Unam-, se trata de pasar de un ejercicio contra-hegemónico, que "el potencial y el alcance contrahegemónicos que vislumbra el proceso de subjetivación política, también es válido, si la acumulación de fuerzas lo permite, en términos de la construcción y la afirmación de una hegemonía alternativa." (Modonesi, El principio antagonista, p. 101) Sin embargo, para que lo anterior ocurra, hay varias comprobaciones preliminares, que involucran al hacer de todos los grupos y clases subalternas. Estos han de romper el sentido común impuesto por la guerra, que se señala a la insurgencia como único responsable de aquel derrumbe humano y natural, sin descubrir entre bambalinas el avance brutal del capitalismo, y el éxodo de 8 milllones del campo para salvar sus vidas, dentro y fuera de Colombia, al ser expropiados a sangre y fuego. La primera prueba se sella hoy, con la firma de las Farc-ep y el gobierno, quienes fracasaron en imponerse el uno al otro, empleando todos los medios ofensivos y de resistencia a su alcance, sin llegar a un equilibrio catastrófico, como el que desangra a Siria, delante de todo el mundo, con Alepo como centro mundial de la vergüenza humana. La segunda, que nos abarca a todos, será el 2 de octubre, cuando se vote el plebiscito que refrenda o rechaza el acuerdo de paz con las Farc-ep, y le da curso a la paz subalterna, o le otorga patente de corzo a la paz reaccionaria, ya de por si envalentonada con la cobardía, fruto del temor y el miedo administrados durante medio siglo, que dudan de votar, o no quieren votar todavía. Se trata de sepultar a la paz reaccionaria, y poner en su lugar a la paz neoliberal, que quiere, dice mantener un modelo de desarrollo económico y social fracasado y excluyente, aquí, allá y acullá. Pero esto se va a disputar en las trincheras de la sociedad civil, con argumentos, razones, hechos y proposiciones. Ellas son el contenido real de la Constituyente Social, que no hay duda, requiere, antes que nada, del concurso simultáneo de una reforma intelectual y moral.

lunes, 26 de septiembre de 2016

LA FIRMA DE LA PAZ ENTRE LA INSURGENCIA SUBALTERNA Y EL GOBIERNO DE JUAN MANUEL SANTOS La necesidad de un Frente Común Sin embargo, para que lo anterior ocurra, el triunfo de la paz subalterna, hay varias comprobaciones preliminares, que involucran al hacer de todos los grupos y clases subalternas, para que éstos construyan en la lucha, y no solamente, en la resistencia, un Frente común, que no es igual al Frente Único de cuño leninista, o el Frente Unido, ensayado por Camilo Torres y el Eln en la década de los años 60. Los subalternos han de romper el sentido común impuesto por la guerra del bloque dominante desde el asesinato de Jorge E. Gaitán. Este sentido común dominante señala a la insurgencia como único responsable de aquel derrumbe humano y natural; sin descubrir todavía entre bambalinas el avance brutal del capitalismo, y el éxodo de 8 milllones del campo para salvar sus vidas, dentro y fuera de Colombia, al ser expropiados a sangre y fuego. La primera prueba se sella hoy, con la firma de las Farc-ep y el gobierno, quienes fracasaron en imponerse el uno al otro, empleando todos los medios ofensivos y de resistencia a su alcance, sin llegar a un equilibrio catastrófico, como el que desangra a Siria, delante de todo el mundo, con Alepo como centro mundial de la vergüenza humana. La segunda, que nos abarca a todos, será el 2 de octubre, cuando se vote el plebiscito que refrenda o rechaza el acuerdo de paz con las Farc-ep, y le da curso a la paz subalterna, o le otorga patente de corzo a la paz reaccionaria, ya de por si envalentonada con la cobardía, fruto del temor y el miedo administrados durante medio siglo, que dudan de votar, o no quieren votar todavía. Se trata de sepultar a la paz reaccionaria, y poner en su lugar a la paz neoliberal, que quiere, dice mantener un modelo de desarrollo económico y social fracasado y excluyente, aquí, allá y acullá. Pero esto se va a disputar en las trincheras de la sociedad civil, con argumentos, razones, hechos y proposiciones. Estas reivindicaciones son el contenido real de la Constituyente Social, que no hay duda, requiere, antes que nada, del concurso simultáneo de una reforma intelectual y moral. Cubriendo los diez días que estremecen a Colombia, y abren la vía a la revolución democrática tantas veces interrumpida.

sábado, 24 de septiembre de 2016

EL PLEBISCITO, UNA DISPUTA HEGEMÓNICA, EN LOS DIEZ DÍAS QUE ESTREMECERÁN A COLOMBIA LAS PARADOJAS DEL SÍ Y EL NO. DE LA REPRESENTACIÓN A LA PARTICIPACIÓN AUTÓNOMA. Muy urgentes estas indagaciones, para darle profundidad al diagnóstico indiciario de lo que pasa en Bogotá, que revela notoria apatía, según la encuesta de Cifras y Conceptos, que incluye más de 3000 encuestados personalmente, de la población adulta bogotana para participar en el Plebiscito, en un porcentaje superior al 42 %. Dicho lo cual, de mantenerse la tendencia en "los diez días que estremecerán a Colombia", decidirán apenas el 57 %, que está dentro de los porcentajes históricos de votantes por diversas figuras de la política nacional, no, en efecto, en la mayoría de los casos, por sus programas. Esta vez, el ejercicio es más "abstracto", y en esos términos, paradójicamente, más concreto: sí o no, a los acuerdos de paz de La Habana,que se firmarán, luego de 4 años en Cartagena, la heroica, que en la imagen del Tuerto López, está plena de "amplio desaliño" e inocultable pobreza y miseria. La apatía, por supuesto, puede tener explicaciones inmediatas: no se aceitó debidamente la maquinaria clientelista que mueve los votos tradicionales; y no se desarrolló aún una campaña eficaz con el voto inteligente, independiente que se abstiene, del cual un gran porcentaje son jóvenes estudiantes, a quienes se tiene que hablar en concreto de sus intereses. Hay dos poderosamente significativos y movilizadores en presente y a futuro: educación pública gratuita a todos los niveles, rescate de las universidades públicas, empezando por la Universidad Nacional de Colombia, y posibilidades reales de empleo y acceso no clientelista a los cargos públicos intermedios y de dirección, para empezar. Por eso, estamos convocando desde la Universidad Nacional, sede Bogotá, a un Cabildo Universitario y Ciudadano, en la Ciudad Blanca, para el jueves entrante, que movilice por el SI al Plebiscito, el NO a la Guerra. Por la Constituyente Social. Que recree la acción detonante, catalítica de la juventud que hizo posible hace 25 años, otro, el único ejercicio constituyente del siglo XX en Colombia. Es la mejor manera de conmemorarlo, en acto. Tal y como se sugirió en la mesa entre exconstituyentes y universitarios que animaron la 7a papeleta, en lo que fue un panel del pasado IV Congreso de Ciencia Política, en el Auditorio Luis Carlos Galán, de la U. Javeriana, en el que intervinieron entre otros, Fabio Villa, Claudia López, Gustavo Zafra, Angelino Garzón, Gustavo Salazar, Alejandra Barrios.