sábado, 15 de diciembre de 2018

¿CUÁL ES EL RUMBO DE COLOMBIA Y SU PRESIDENTE?
Miguel Ángel Herrera Zgaib
Exrector Universidad Libre de Colombia.

¿A qué obedece el descrédito?

“Construir, planificar, pensar y proyectar futuro.”

Las encuestas conocidas durante el mes de noviembre indicaron la favorabilidad cosechada por Iván Duque en casi cuatro meses entre la ciudadanía de Colombia. La cifra es el 27,2 por ciento, indiciaria que en materia de opinión pública, el vástago de la casa Uribe pierde el capital político que hizo posible su elección en la segunda vuelta del 2018.

En materia de las usuales estrategias de mercadeo político, queda claro que el joven hijo de un gobernador de estirpe turbayista es otra fabricación de Uribe, los medios pagos, y los analistas. Eso sí, con una previa prueba de confianza como funcionario del establecimiento bipartidista en el BID.

Creció bajo el cobijo de Luis Alberto Moreno, el consentido de la casa Pastrana, quien ahora se perfila también como candidato presidencial, para la sucesión del año 2022. Así se mostró al intervenir en el rifirrafe en el fiscal Néstor Humberto Martínez, y quien presidía la Ani, el doctor Luis Fernando Andrade, quien comparece untado en el escándalo de Odebrecht, por estos días.

Sigamos con el perfil del presidente en ascuas, un elegido con el triple concurso de votantes movilizados por la reacción, la derecha y el centro extremo, contra la figura de la oposición, Gustavo Petro Urrego, un exguerrillero, tildado de “castro-chavista”, que rompió todos los guarismos electorales cosechados por otras figuras que lo antecedieron.

Abanderado de una propuesta “progre”, no partidista, bajo la divisa de la Colombia Humana, la que con la Lista de la Decencia, en las elecciones de marzo fue mucho menos exitosa al enfrentar una “enmermelada” maquinaria bipartidista, el llamado nuevo Frente Nacional.

Para la semblanza del presidente en apuros, acudo a lo escrito para Americas Quarterly por un amigo circunstancial de Iván Duque, el periodista Brian Winter, al servicio del establecimiento republicano.Traducido en El Tiempo de 15 de agosto de 2018, a días de la posesión.
Con Winter se conocieron por el expresidente Uribe, a quien le ayudó en la escritura de sus Memorias. Los tres se encontraron, en efecto, en la suite del Four Seasons en Washington, antes de una conferencia en la jesuita Universidad de Georgetown.

“Sí, se trataba de Iván Duque. Durante los próximos dos años, Iván estaría presente en casi todas las entrevistas y copiado en cada correo. Al principio parecía un clásico estudioso de Washington, con gafas y un poco nerd, pues había pasado toda su vida adulta trabajando en el D.C., para el BID.

Después, pasaron seis años, dice Winter, y lo ve en un acto de campaña en Barranquilla: …Iván tenía una ventaja de dos dígitos sobre el candidato de izquierda, Gustavo Petro. Ahora de 42 años, el pelo de Iván se había encanecido abruptamente, y ya no utilizaba gafas. Fuera de eso, parecía el mismo de cuando trabajamos el libro. Incluso, Iván parecía un poco incrédulo cuando esa mañana abordamos un jet privado con asientos de cuero.” (ET, 14/11/18, 1.14)

El periodista sigue con su relato:

Pensé haber visto formársele una sombra de decepción en la cara cuando empecé con la misma pregunta: “Si resultara elegido, ¿sería el títere de Uribe?”.



Con independencia de cuál fuera la respuesta aquella vez, la pregunta es más que pertinente cuatro meses después, Ahora cuando llueven los análisis acerca de la gestión de Iván Duque, de su descrédito público, por lo que conviene, en rigor, revisar sus aciertos y yerros; y, de paso, pensar en lo que vendrá para Colombia durante el año 2019.

lunes, 3 de diciembre de 2018


MIRADOR UNIVERSITARIO
LA CRISIS DE LA UNIVERSIDAD Y LA EDUCACIÓN PÚBLICA SUPERIOR EN COLOMBIA.

Informe de los delegados de la Mesa Nacional de Profesores de la Universidad Nacional a la Mesa de Diálogo entre el movimiento por la educación superior y el gobierno nacional.

Noviembre 30 de 2018

Balance
de posibles consensos y disensos.

Si bien los temas de la Mesa de Diálogo se habían ordenado en asuntos financieros, normativos y de autonomía y gobierno universitario, en la discusión de las últimas tres sesiones se elaboró una matriz que identifica los posibles consensos y disensos a los que se ha llegado, con base en el ordenamiento del conjunto de respuestas gubernamentales a las demandas y propuestas del Movimiento.

· Recursos de regalías

Se conformó la mesa técnica para definir los mecanismos de asignación y distribución de los recursos de regalías para el bienio 2019-2020, por 1,25 billones de pesos. En esta mesa participan tres gobernadores (Boyacá, Meta y Nariño) delegados por la Federación Nacional de Departamentos, cuatro delegados del movimiento (tres estudiantes y un profesor), delegados del Departamento Nacional de Planeación, Ministerio de Educación Nacional y Ministerio de Hacienda.

No se ha convocado a una próxima sesión. El gobierno plantea “propiciar espacios con todos los actores relacionados con el Sistema General de Regalías”. Esta situación podría dilatar la concreción de estos recursos.

Con el fin de estabilizar el uso de recursos de regalías para educación superior pública, el gobierno propuso “gestionar ante el Congreso de la República que en el proyecto de reforma constitucional de regalías queden priorizados los recursos de educación superior pública, con el objetivo de fortalecer la infraestructura física y tecnológica del sector, dotación, proyectos de regionalización, formación avanzada de los docentes y bienestar universitario”.

Desde el Movimiento se identificaron proyectos de acto legislativo sobre el asunto actualmente en curso en el Congreso, en los que se podrían incluir iniciativas como un mínimo de 5% para un nuevo fondo de educación superior pública que pueda complementar los presupuestos de funcionamiento e inversión.

· Recursos de ICETEX

Respecto de las propuestas de liberación de recursos del Presupuesto General de la Nación (PGN) tomando las utilidades y el patrimonio del ICETEX para cubrir compromisos de créditos y subsidios, el gobierno insiste en que esto no es posible con la normatividad actual.

Propone promover la participación de delegados del Movimiento Estudiantil y Profesoral en la Mesa de trabajo creada por parte de la Comisión sexta del Senado para construir un proyecto de reforma de esta entidad, en la que participarán rectores, profesores, estudiantes, investigadores, congresistas y el Gobierno Nacional.

El Movimiento expresa que esta reforma contemple los siguientes criterios: participación democrática en la junta directiva de ICETEX; modificación a las condiciones de crédito educativo para mejorar las condiciones de los deudores; suspender a partir de 2019 la inyección de recursos desde el PGN al presupuesto de ICETEX; y trabajar en una modificación y unificación de la normativa concerniente a esta entidad.

· Excedentes de cooperativas

El Movimiento había solicitado que los recursos de excedentes de cooperativas (Ley 1819/16, Art. 142), recaudados en 2017 fueran asignados en 2018 para cubrir los faltantes de las instituciones que están en riesgo financiero.

El gobierno insistió en que esos recursos (49 mil millones) ya fueron asignados en el presupuesto de 2019 y no es posible aplicarlos a 2018. El Movimiento ha insistido en exigir que los recursos que se recauden por esta fuente para los próximos años vayan a la base presupuestal, a lo que el gobierno replica que será a “funcionamiento”.

· Recursos de inversión y saneamiento de pasivos
Para cubrir el faltante 2018, que se estimó en alrededor de $500 mil millones, y que el gobierno afirmaba estar en imposibilidad de incluir en 2018, se había llegado a la posibilidad de asignar $250 mil millones en 2019 para cubrir “pasivos”. Frente a la solicitud de acudir a saldos presupuestales de 2018 para cubrir este faltante por un monto adicional de

$335 mil millones, el día jueves 29 el gobierno incrementó su oferta de recursos de inversión hasta 1,35 billones en el cuatrienio, de los cuales $500 mil serían para pago de pasivos, pero en tres años (2019: $250 mil; 2020:

$150 mil; y 2021: $100 mil), pero condicionados a la realización de un “estudio de costos por institución”, para elaborar un “plan de saneamiento de pasivos”. Al respecto, el Movimiento propuso que las IES públicas, en ejercicio de su autonomía, con el apoyo de la Contraloría General de la República, presentarían un estudio que permita establecer el déficit de caja y el acumulado en los que incurre anualmente cada institución, para definir
el plan de saneamiento financiero. Es claro que “costos” es muy diferente a “déficit” o “faltante” (ingresos-gastos).

· Descuento de votación ITTU.

En este punto hay consenso en la propuesta de reponer el 100% de los recursos descontados por votación tanto a las ITTU como a todas las IES.

· Recursos a las ITTU

Sobre esta aspecto hay consenso en que el MEN se compromete a establecer un artículo en el PND que permita la transferencia de los recursos del Presupuesto General de la Nación (PGN) a la base presupuestal a todas las ITTU, con la participación de los actores de la Mesa de Diálogo.

· Construcción de una política de Estado para la Educación Superior.

El gobierno propone constituir una mesa nacional que convoque “a los representantes de estudiantes, docentes, padres de familia, rectores, investigadores, órganos de gobierno del sector, gobiernos territoriales, el Gobierno Nacional y el Congreso de la República” y habla igualmente de constituir mesas territoriales.

A este respecto los voceros del Movimiento proponen consolidar las mesas técnicas regionales y nacionales de diálogo y construir acuerdos, tomando como base la actual Mesa de Diálogo, estableciendo explícitamente el carácter vinculante de la misma en la toma de decisiones. Igualmente se exige la participación de profesores, estudiantes y trabajadores. Se considera necesario formalizar la constitución de la Mesa con un decreto presidencial.

· Recursos a la base presupuestal

Sin duda, éste es el disenso fundamental en la Mesa de Diálogo. El debate se centra en la forma de asignación de los recursos que se recauden en el cuatrienio para educación superior. El Movimiento ha planteado la posición de que estos recursos deben ir a la base presupuestal de las IES públicas, mientras el gobierno insiste en que estos recursos están comprometidos en los tres componentes de Generación E (Equidad, Equipo y Excelencia).

El Movimiento presentó una proyección de recaudos fiscales recurrentes por los artículos 102 (Renta y complementarios), 142 (excedentes de cooperativas) y 184 (IVA) de la ley 1819/16, con base en un incremento anual de 3,3% (según crecimiento proyectado por el Banco de la República), para un total de $5,33 billones que deberían ir progresivamente a la base presupuestal de las IES públicas.

Si se tomara el 100% de estos recursos, para el SUE correspondería el 80% ($3,95 billones) y para la red de ITTU el 20% ($1,4 billones). Expresados en términos de IPC + % sería: 2019: IPC + 8; 2020: IPC + 11; 2021: IPC + 13; 2022: IPC + 17.

Con el fin de buscar escenarios de negociación, el Movimiento propuso distribuir el 60% de estos recaudos así: SUE, $ 2,4 billones; ITTU, $0,8 billones, expresados en: 2019: IPC + 5; 2020: IPC + 7; 2021: IPC + 9; 2022: IPC + 11.

Frente a esta propuesta, el gobierno insiste en que su máxima oferta es el IPC más 3,5% para el 2019, el IPC más 4% para los años 2020, 2021 y en el año 2022 un crecimiento a la base de IPC más 4,5%, que incluirá en la ley del Plan Nacional de Desarrollo, “con el objetivo de dar estabilidad financiera al sector en el mediano plazo”.

· Modificación a artículos 86 y 87 de la ley 30.

En este tema el gobierno se limita a proponer “Vincular en el PND un artículo tendiente a promover una revisión integral de las fuentes y usos de los recursos del sistema de educación superior, incluyendo derivados de artículos 86 y 87 de la ley 30 del 92”

El Movimiento propone que los acuerdos obtenidos en la presente mesa sobre presupuestos para la IES públicas para el cuatrienio sean incluidos en el PND; igualmente propone que la modificación de la ley 30 del 92 debe contar con la participación vinculante de todos los actores de la Mesa actual. De esta forma, compromete a la comunidad educativa a trabajar en la creación de un proyecto que modifique estructuralmente el Sistema de Educación Superior colombiano.

· Incremento en la tributación

De los profesores universitarios como consecuencia de la reforma tributaria de 2016 y el proyecto de ley de financiamiento
En este punto la solicitud del Movimiento fue pedir al gobierno que se derogue el artículo que castigó el salario y los gastos de representación de los profesores.

El gobierno expone que será mediante una proposición presentada por una senadora del Centro Democrático, que se incluirá en la ley de financiamiento que se discute en el congreso, y deberá recibir su aprobación.

La vocería profesoral en el Movimiento solicitó conocer el texto a que hizo referencia la Ministra y consideró que la redacción de la proposición no transforma la esencia de la norma; por lo anterior, solicita al gobierno el compromiso de transformar el texto presentado, gestionar el aval del Ministerio de Hacienda y garantizar que el incremento en la tasa


impositiva de los profesores se revierta. Esta solicitud fue aceptada por el gobierno condicionándola a que será en la semana próxima cuando puede ser modificado el texto que ya ha sido radicado.

El texto propuesto para el proyecto de ley de financiamiento es el siguiente: “[P]ara el caso de los rectores y profesores de las IES Públicas, los gastos de representación reconocidos como renta exenta en el numeral 7 del artículo 24, no se tendrán en cuenta para efectos del cálculo del límite porcentual o en 5.040 UVT previstos en el presente artículo”.

· Colciencias

El director de Colciencias, Diego Hernández, expresó que “Publindex es un instrumento de calidad para clasificar y evaluar las revistas científicas, que además eleva los estándares de excelencia y el prestigio de los investigadores y de las instituciones; la solicitud de regresar a los modelos anteriores estaría en contravía de mejorar los estándares de calidad y su comparación e impacto internacional”.

El Movimiento considera que éste es un tema de debate, tanto desde lo académico como de lo presupuestal. Se acuerda conformar una mesa de trabajo para resolver las inquietudes frente a la convocatoria de indexación de revistas.

Desafíos para el movimiento

Aunque el debate se ha centrado en asuntos de financiamiento y no se ha profundizado en la visión de educación superior, ha quedado claro que el modelo de financiamiento es el centro de la orientación que se da al sistema en su conjunto, y no solo se trata de un monto de recursos en cuatro años.

El gobierno ha expresado con toda claridad su decisión de avanzar en el financiamiento de la demanda, con base en la convicción de que la educación superior es un servicio público de usufructo individual y, por tanto, se accede a él a través del pago de un precio. El crédito educativo debe ser la vía de los sectores de medianos ingresos, mientras el subsidio a la demanda condicionado, debe ser el mecanismo de asignación de recursos públicos para pobres. Dos vías principales de su programa (¿política?) de Generación E se orientan al subsidio a la demanda:

1. Equidad o “gratuidad”,

Que implica comenzar a pagar el valor de la matrícula de 320.000 estudiantes pobres (SISBEN menor o igual a 32 puntos) a IES públicas en el cuatrienio. Esto constituye un avance en el propósito de transformar el presupuesto institucional en “pago por cupo”, con escasos recursos para pobres (promedio de 1,25 millones anual por estudiante) y con predominio de formación técnica y tecnológica de baja calidad. Adicionalmente entregará a cada estudiante una “transferencia en efectivo condicionada” (TEC) similar a Familias en Acción o Jóvenes en Acción, para “manutención”.

2. “Excelencia”,

el nuevo Ser Pilo Paga, para 16.000 estudiantes pobres (SISBEN entre 47,75 y 57,21 puntos) y “mejores” (359 puntos de Saber 11 o tres mejores por departamento), a quienes el Estado pagará el valor de la matrícula y manutención en las instituciones y programas acreditados “que escojan”. Sería el 100% del valor de las matrículas a las IES públicas y el 50% a las IES privadas. Del 50% restante en las privadas, el 25% estaría a cargo de la institución y el 25% de un “fondo de donaciones”.

El componente de “Equipo” es el que tiene los aportes a la base presupuestal, de inversión y de regalías ofrecidos a las 61 IES públicas. El gobierno insiste en que de esta forma está distribuyendo recursos para demanda y para oferta al mismo tiempo.

La posición del Movimiento ha sido que debe haber un compromiso del Estado con la garantía del derecho a la educación a través de la asignación de recursos públicos directamente a la oferta, esto es, a las IES públicas.

Esta concepción se sustenta en la idea de que la educación superior es el mejor medio para acceder al bien común del conocimiento y debe ser universal, gratuita y de la mejor calidad. Sus beneficios no son sólo individuales sino, sobre todo, colectivos y de transformación de la sociedad.

En estas condiciones, lograr en el corto plazo una mayor asignación a la oferta es un elemento estructural del sistema, desde el cual pasar a un escenario, en el mediano plazo, de construcción de una política de Estado para la educación superior, sería el reto más importante de la actual coyuntura.

Profesores Nubia Ruiz y Mario Hernández
Delegados de la Mesa Nacional de Profesores de la Universidad Nacional de Colombia en la Mesa de Diálogo.

domingo, 28 de octubre de 2018

BOLSONARO CIERRA EL CICLO DE PROGRESISMO AL DEBE, Y LLAMA AL PROTAGONISMO DE LA DEMOCRACIA SUBALTERNA EN LATINOAMÉRICA.

miguel angel herrera zgaib
proyecto Colegio Trascontinental Subalterno
Grupo Presidencialismo y participación.


Al final, por lo que informan las agencias noticiosas y las redes, se comprobó lo que las encuestas y sondeos registraban, ganó la presidencia del Brasil el candidato de la reacción política, Jair Bolsonaro.

La diferencia fue de más o menos 10%, sobre el candidato perdedor, Fernando Haddad, el exalcalde de Sao Paulo, quien reemplazó en la competencia electoral a Lula, quien hoy por hoy paga cárcel, acusado de corrupción, y mantenía el favoritismo electoral hasta cuando la autoridad dijo que no podía presentar su candidatura.

PASANDO LA CUENTA

La maniobra de un antiguo "aliado", el abogado Temer, quien hoy se desempeña como presidente, luego de la caída de Dilma, prosperó. A pesar de ser señalado él mismo de corrupción, de haber receptado $ USD 3 millones. Ahora, quien fuera compañero de fórmula de Rousseff, garantiza que el poder ejecutivo siga bajo el control de la reacción.

Aunque el bloque en el poder, con Temer y Bolsonaro como aliados tendrá una férrea resistencia en el poder legislativo. Pero, el presidencialismo brasileño permitirá desmontar logros anteriores, y avanzar en el proceso privatizador, y en asegurar el comando del capitalismo financiero, al que los gobiernos de Lula y Rousseff no le hicieron ni cosquillas.

LOS CASOS DE COLOMBIA Y MÉXICO

En el mismo año 2018, sin embargo, tuvimos el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, Amlo, en México, mientras que en Colombia se perdió la oportunidad de derrotar al candidato de la Colombia Humana, Gustavo Petro, cultor de un progresismo atemperado por la disposición de luchar contra la corrupción, la defensa del medio ambiente, y la consecución de la igualdad social.

En Colombia triunfó también la fórmula orquestada por la reacción y la derecha conservadora, que posicionó a Iván Duque heredero del expresidente Uribe Vélez, probado antes en la campaña presidencial del Centro Democrático, que perdió con Juan Manuel Santos en la segunda vuelta, que lo llevó a participar de una conversación en el Brasil con Duda Mendoca, testaferro de Odebrecht para el pago de coimas y sobornos en la contratación pública de Colombia.

Pero, en Colombia, quedó también una oposición de diferentes matices, que tiene en la lucha contra la corrupción un pacto, en el cual, sin embargo, se coló el mismísimo presidente, para hacerle contrapeso, pensando en que el tránsito por el congreso, los puntos más comprometedores serán peluqueados. Haciéndolo después "inodoro, incoloro e insípido".

Después vino el estallido de la crisis universitaria nacional, porque las universidades públicas, y las instituciones técnicas y tecnológicas están "más quebradas que un bulto de canela".

La movilización estudiantil de cientos de miles en la calle ha hecho el gasto de reclamar enfrentando al gobierno, por la disposición presupuestal de $ 18,5 billones para enjugar los faltantes presupuestales en materia de funcionamiento, infraestructura e inversión.

Pero, en la noche del pasado viernes, de la reunión de rectores con el presidente, pareciera que salió humo blanco. Había caritas felices, en la medida en que el ejecutivo y sus ministros prometen que se dispondrá de $3.4 billones, para auxiliar a la moribunda educación pública superior.

Los pañitos de agua tibia gubernamentales se concretan en que en lo inmediato habrá una partida de $300.000 millones para el funcionamiento de las universidades del SUE, en lo que queda del año 2018. Es un logro, en lugar de los $55.000 millones ofrecidos que resultaban de desglosar una partida de $500.000 millones fraccionados en diversas destinaciones.

¿Quién dará la última palabra? El estudiantado movilizado ya en tres oportunidades, a lo largo de las tres pasadas semanas. Cuando este miércoles tendrá la cuarta cita en las calles y plazas, luego de estar haciendo sumas y restas durante el fin de semana, de una parte; y de otra, preguntándose en qué quedará su petitorio de 10 puntos.

MIRANDO HACIA EL RÍO GRANDE

Los desastres de la política neoliberal en América Latina, en particular, la que se tradujo en imposición regresiva de la fórmula monoexportadora de petróleo y minería, tiene en ascuas al gobierno y la economía de Venezuela, por una parte; y por la otra, disparó la migración, el éxodo de los pobres, más pobres de Centroamérica.

Los hondureños, que tenían hace casi 10 años ha, la expectativa puesta en el régimen del presidente Zelaya, pobres y miserables, marchan por miles con rumbo a los Estados Unidos, centinelas de la región, y responsables de su desastre. A esa caravana del hambre se le unieron también guatemaltecos y salvadoreños, que durante los años 80 y 90 padecieron una guerra civil, cuyas heridas fueron mal curadas.

El presidente Trump les ha prometido que los recibirá con el ejército imperial en la frontera que marca el río Grande, que preserva la cicatriz del robo hecho impunemente del territorio mexicano en la segunda mitad del siglo XIX.

Pues bien, miles de centroamericanos caminan con su esperanza y decisión por los estados de Chiapas, primero, y ahora, Oaxaca, aunque el presidente Peña Nieto trata de pararles su marcha, con diversos argumentos. Sin embargo, este éxodo más que bíblico se torna imparable.

Esta serpiente humana, este Quetzacoatl redivivo, se desliza con decisión descubriendo los pies de barro de los opulentos Estados Unidos, que viven una prosperidad pasajera, que no sólo le dio el triunfo a Trump, sobre una pacata fórmula demócrata, que prefirió a Hillary en lugar de Bernie, sino que "transforma" a Mr. Donald el defensor de los trabajadores estadounidenses, en aparente combate a los estragos del neoliberalismo que tantas cicatrices dejan en su propio territorio.

Convirtiéndolo ahora, dizque en el campeón del proteccionismo.En pocas palabras, la guerra comercial entre Estados Unidos y China socialista es el grotesco colofón de la era neoliberal, en la que guerra y democracia son los extremos visibles.

En ese escenario glocAL, Brasil es síntoma de la destorcida neoliberal, cuya muerte se aplaza con todo tipo de perversiones sociales, bajo una misma tenebrosa impronta, el fascismo social que es la epidemia que se extiende de norte a sur. MIentras que la recesión enseña las orejas en el curso próximo de la economía global.



En ese oscuro, nublado horizonte, las luchas de centroamericanos, marcadas por la marcha de la dignidad hondureña; la intempestiva lucha de los estudiantes colombianos contra la asesina receta neoliberal, y la resistencia de los trabajadores del PT y los pobres del nordeste brasileño se convierten en un fundamental control sanitario, un muro de resistencia que auxilia el ejercicio reformista social prometido por Amlo y Morena, del otro lado del Río Grande, que abra un boquete en la trampa mortal del capitalismo financiero desatado.