domingo, 4 de diciembre de 2016

Compartimos este documento múltiple, que ha hecho circular la representación profesoral al Consejo académico de la Universidad Nacional de Colombia. Involucra nuevo conocimiento en torno a la disputa por la historia de la imagen de Ernesto Che Guevara, pintada en el frontispicio del Auditorio León de Greiff, en diversas oportunidades. N de. R.


Así se pintó el primer rostro del Che Guevara en la Universidad Nacional

che plaza che
Foto de Galo Naranjo
Hace 35 años, Alfredo y Humberto Sanjuán Arévalo pintaron al revolucionario argentino en la fachada del Auditorio León de Greiff, y meses después los desaparecieron por su activismo político y estudiantil. Algunos estudiantes de la Nacho argumentan que mantener este rostro es preservar la memoria de los desaparecidos, y rechazan actos como el de la noche del 18 de octubre de 2016, cuando lo taparon totalmente con pintura blanca.
Carolina Romero
En un apartamento del barrio Galerías, los hermanos Alfredo y Humberto Sanjuán Arévalo gestaron la imagen más emblemática y discutida de la Universidad Nacional: el rostro del Che Guevara en el Auditorio León de Greiff, ubicado en la Plaza Che —antes la Plaza Santander—. 
Durante una semana, con ayuda de unas pequeñas cuchillas, cortaron cartón piedra en láminas de un metro, que correspondían a cada parte de la imagen, basada en la foto que Alberto Korda hizo del revolucionario argentino. “En una [lámina] hicieron la boina, en otra media cara y así”, recuerda Yolanda Sanjuán, hermana de Alfredo y Humberto. Para trabajar en su obra, sacaron los muebles de la sala del hogar en dónde vivían con sus padres —Alfredo Sanjuán Quintero y Elcida Arévalo de Sanjuán— y seis hermanos más, y la llenaron de pedazos de cartón.
En 1981, año en el que María Teresa Sanjuán —otra de sus hermanas— sitúa la anécdota,  Alfredo tenía 34 años y era estudiante de Ingeniería Catastral en la Distrital y de Arquitectura en la Nacional; Humberto tenía 22 y estudiaba Antropología, también en la Nacho. Nadie recuerda con exactitud qué día sucedió la pintada, pero Carlos Medina, autor de la novela Al calor de tropel, que narra cómo unos estudiantes tumbaron la estatua de Santander y rebautizaron la Plaza Santander como la Plaza Che en 1976, dice que es posible que haya sido durante los días de octubre, cercanos a la fecha de muerte del Che (9 de octubre de 1967). 
humbertosanjuan.png
Samuel Humberto Sanjuán Arévalo.
alfredosanjuan_0.png
Rafael Alfredo Sanjuán Arévalo. Fotos cortesía de María Teresa Sanjuán.

A los hermanos los unía el activismo estudiantil. “Ellos tenían compromisos políticos y estaban organizados en un colectivo. Por su capacidad de liderazgo y oratoria se convirtieron en figuras importantes, primero en la Distrital y luego en la Nacional”, afirma Luis Higuera, compañero de los Sanjuán en el movimiento estudiantil. Desde entonces, los estudiantes ya debatían cuáles debían ser sus símbolos. “En el edificio que era Admisiones y Registro, que tiene un techo inclinado desde el que se ve la plaza, sí había un mural de Ernesto, acompañado de la frase ‘Che, veré tus pasos’”, comenta Higuera sobre otro mural alusivo al guerrillero, diferente al del León de Greiff.
Durante los años previos a la aparición del rostro del Che en este auditorio, las noticias sobre disturbios con la Fuerza Pública en las universidades, particularmente en la Nacional, inundaban los periódicos. Entre 1971 y 1979 se reportaron hasta 26 universitarios asesinados, algunos dentro del campus, como sucedió con Patricio Silva en 1978. Además de eso, hubo estudiantes detenidos y juzgados por la Junta Militar de la época. Como una reivindicación de la lucha estudiantil, y siendo conscientes de su influencia, los hermanos Sanjuán decidieron pintar la figura del Che en ese auditorio de la Plaza Che, y así dejar una referencia clara al nombre que le habían dado los estudiantes años atrás.
patriciosilva.png Nota sobre el funeral de Patricio Silva. El Tiempo, 1 de junio de 1978.

“Alfredo dibujaba bien, tenía varias imágenes del Che y se encargó del diseño”, dice Yolanda Sanjuán. María Teresa también recuerda que, en la Nacional, él vendía cuadros de madera con la figura del guerrillero tallada. El primer Che se hizo con una especie de plantilla, y aunque era más sencillo que el que permanecía hasta ayer, estaba en sintonía con los murales de entonces. 
“Ya no era solo el texto o la frase hecha a la carrera con brochazos. Había una intención más estética y de apropiación del muro”, recuerda Mauricio Lizarralde, amigo de los hermanos Sanjuán y quien estuvo con Humberto el día de la bienvenida de primíparos en la Plaza Che en 1979. “Entré a estudiar Ingeniería en 1978 y el Che no estaba allí. Siempre se afirmaba que en la elaboración de las primeras imágenes participaron los Sanjuán y nadie lo desmentía”, confirma Higuera. 
Habiendo pintado el rostro del Che en la fachada del León de Greiff con ayuda de otros estudiantes, los Sanjuán regresaron a casa a contar cómo había salido la jornada: que la plaza estaba llena, que la gente había reaccionado con entusiasmo a la referencia, ahora sí, del Che en este lugar. “Ese día se hizo un acto político, lo habían cubierto con carteleras y papel. Hubo discursos y se presentaron Iván y Lucía, cantantes de música social muy representativos. La verdad no me acuerdo si la jornada terminó con tropel, la lógica diría que sí”, recuerda entre risas Luis Higuera.
whatsapp_image_2016-10-13_at_2.19.37_pm_1.jpeg
Congreso de Antropología Forense organizado por la Asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos ASFADDES, surgida tras el caso del 'Colectivo 82'. 1990. Foto cortesía de Mercedes Ruíz.

La alegría que irradiaron ese día los hermanos en la casa de los Sanjuán Arévalo se transformaría en drama e incertidumbre meses más tarde, el 8 de marzo de 1982. Alfredo salió ese lunes a las ocho de la mañana para la universidad, ya casi se graduaba de Ingeniería Catastral y estaba en cuarto semestre de Arquitectura. 
Humberto salió a las tres de la tarde al DAS para recoger un certificado de pasado judicial y poder vincularse al Banco Granahorrar. Siempre llegaban a las seis de la tarde, pero no volvieron a casa. La familia llamó a todos los amigos y nadie sabía de su paradero; la situación llegó a tal punto que Mauricio Lizarralde ayudó a buscar sus cuerpos en morgues de Bogotá, sin resultado.


Documental 'Colectivo 82' realizado por el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, que llevó el caso por años. 

La desaparición de Alfredo y Humberto Sanjuán fue un episodio más del caso “Colectivo 82”, una serie de desapariciones entre el 4 de marzo y el 13 de septiembre de 1982: un campesino, un mecánico y 11 universitarios. El caso trató de justificarse mediáticamente con la vinculación de los estudiantes al secuestro y asesinato, el año anterior, de los tres hijos del narcotraficante José Jáder Álvarez, quien después se retractaría sobre la participación de los Sanjuán.
padreseretracta.png
Imagen tomada del documental Hagamos Memoria - Colectivo 82


Años más tarde, un juzgado establecería la responsabilidad de agentes del F-2, un organismo de inteligencia estatal, como lo venían denunciando los padres de Alfredo y Humberto en una carta enviada al diario El Tiempo el 22 de septiembre de 1982.

 “Nuestros hijos desaparecieron el 8 de marzo de este año […] En los días siguientes pudimos establecer claramente que un organismo de inteligencia del Estado había montado guardia alrededor de nuestro apartamento con el fin de capturar a nuestros hijos. 

Ese organismo que en un principio aparecía misterioso, con la ayuda del DAS, se pudo establecer que era el F-2. A pesar de haber denunciado el hecho ante la Procuraduría General de la Nación, ésta se mostró inoperante para establecer responsabilidades”, escribieron Alfredo Sanjuán Quintero y Elcida Arévalo de Sanjuán. Para Luis Higuera no hay duda de que a sus amigos los desaparecieron por su compromiso político y liderazgo estudiantil.
cartapapas.png
Carta de los esposos Sanjuán Arévalo en respuesta a las declaraciones del narcotraficante Jadér Álvarez. El Tiempo, 22 de septiembre de 1982.

Hoy el caso sigue en la impunidad. La familia Sanjuán Arévalo nunca encontró a sus hijos con vida, ni sus cuerpos. Para preservar su memoria, los estudiantes de la Distrital bautizaron el auditorio central de esta universidad como Auditorio Hermanos Sanjuán después de la desaparición.

También, como ejercicio de reivindicación, algunos estudiantes de la Nacional insisten en mantener el rostro del Che Guevara en el León de Greiff, por lo cual rechazan actos como el del pasado 9 de octubre cuando, otra vez, trataron de borrar la imagen al echarle pintura gris encima. Acto al que se suma el ocurrido la noche del martes18 de octubre, cuando lo taparon completamente con pintura blanca.
 “Si se ha de borrar el Ché hagámoslo, pero cuando entendamos y reconozcamos lo que significó. Hay que respetar la memoria, no podemos olvidar quiénes han pasado, quiénes han hablado y quiénes han pintado aquí. No podemos borrarnos, pues han sido otros estudiantes quiénes, en estos murales, evidencian nuestros desaparecidos y asesinados: los hermanos Sanjuán, Chucho León Patiño, los estudiantes del 16 de mayo de 1984”, argumentó Mario Moreno, estudiante de sociología, durante un debate abierto el pasado lunes 10 de octubre, cuando se dieron cuenta de que habían intentado de nuevo quitar al Che. 
whatsapp_image_2016-10-19_at_9.47.09_am.jpeg
La Plaza Che amaneció el 19 de octubre sin el rostro del Che Guevara. Foto cortesía de Pedro Ravelo.


Por ahora, la imagen del revolucionario argentino no está en el León de Greiff, y en la misma fachada que los desaparecidos Alfredo y Humberto Sanjuán Arévalo la pintaron por primera vez, no se ve más que un manchón blanco, pero ya hay quienes aseguran que la pintarán de nuevo. 

El debate en el campus está abierto, tanto que algunos estudiantes están convocando un plebiscito universitario el 2 de noviembre, para decidir si se mantiene o se borra el rostro; también se han hecho encuestas a través de los correos institucionales. Pero antes de tomar cualquier decisión, sin que se recurra a sabotear la imagen, lo único que quieren los defensores de preservar al Che entre los símbolos del campus, es que historias como la de los hermanos Sanjuán no queden en el olvido.

sábado, 3 de diciembre de 2016

ZIZEK, LA CAÍDA DEL SOCIALISMO EN CUBA, Y SU INCIERTO FUTURO.

Miguel Angel Herrera Zgaib.
Director Grupo PyP, Unal. Bogotá.

Luego de leer el texto publicado por el portal In These Times, en efecto, Zizek despliega las herramientas críticas que provienen del psicoanálisis, del análisis político descarnado, y de la literatura de Padura, a través del detective Mario Conde, quien despliega su ingenio en La Habana de hoy, así como acudiendo a la trilogía de Pedro Juan Gutiérrez.

Para cerrar su escrito con una cita de Arthur Miller, en su crónica, Una visita con Castro, publicada en The Nation, el 24 de diciembre de 2003.

De esta historia entresaca la escena ocasional de la solidaridad de dos jóvenes cubanos que auxilian a una mujer pudiente, quien se baja de un taxi cargada de paquetes; una circunstancia que Miller señala no se repetiría en la cotidianidad capitalista en la que vive.

Zizek advierte que visitó Cuba hace una década. Y ante lo que comentaban los camaradas con quienes conversó, concluyó, que "cuando la renuncia es prueba de autenticidad, obtenemos lo que en psicoanálisis se denomina lógica de castración, que es la que le da título a su escrito.

Apoyándose en la crítica cultural, recuerda una historieta, para comparar con el socialismo cubano, que, según él, continuaba viviendo solamente porque no había notado todavía que estaba ya muerto.

Luego se refiere al discurso de Raúl Castro, pronunciado en agosto de 2009. De lo dicho se desprendía una aparente contradicción: gente ociosa, de un lado, y tierra vacía del otro, que se resolvería cuando uno tiene que comenzar a trabajar los campos.
Sin embargo, y es el comentario de Zizek, esto no ocurre, porque el sistema económico existente no logra convencerlos de trabajar. Dicho lo cual, lo que debió hacer el menor de los Castro aquella vez fue una crítica radical del sistema que él y Fidel personifican.

Luego, recuerda su defección del socialismo yugoeslavo, y cómo los izquierdistas occidentales lo reprochaban por traicionar la causa de la Yugoeslavia de Tito, a comienzos de los 90.

Su respuesta actual es invocar una sentencia de Gilles Deleuze:
"Si estás preso del sueño de otro, entonces estás arruinado".

El texto cierra con las opciones que Zizek percibe para la Cuba presente:

Vegetar en una mezcla de un régimen de Partido Comunista y concesiones pragmática al mercado capitalista; asumir completamente el modelo chino; o abandonar el socialismo y admitir el completo fracaso de la revolución.

Y él mismo no oculta los temores de que los cubanos que escaparon de la isla, en caso de volver a Cuba, con la "democratización" deshagan los pequeños logros obtenidos desde la salud a la educación, y respaldaron una violenta re-privatización.

En esta semblanza tenemos de cuerpo entero al comunista Slavoj Zizek, la rock star, que no oculta lo que piensa y lo que siente, con ocasión del fallecimiento de Fidel Castro, cuyos restos serán depositados hoy, luego de su peregrinar público por la mayoría de las provincias cubanas, en Santiago de Cuba.

(Ver el artículo de Slavoj Zizek, en nuestro sitio en Facebook)

martes, 29 de noviembre de 2016

UNA BREVE SEMBLANZA CON INTERROGANTES

miguel angel herrera zgaib
profesor asociado Ciencia Política, Unal. Bogotá
Director proyecto Sociedad GlobAL Gramsci

Murió Fidel Castro Rus, a los pocos meses de haber cumplido 90 años, y haber contabilizado, dicen, las fuerzas de inteligencia cubana, algo así como 600 atentados contra su vida. Llevaba ya 10 años por fuera del ejercicio del poder, dedicado a opinar sobre lo divino y lo humano, por vía escrita principalmente.

Tuvo cuatro compañeras, empezando por su primer amor, Mirtha Díaz Balart, con quien tuvo su primer hijo. Ella era hija de un prestante político vinculado con el régimen de Fulgencio Batista; hermana del congresista Lincoln Díaz Balart, quien fue cuñado de Fidel en los tiempos previos a la revolución, y luego un enemigo declarado al otra lado del estrecho de la Florida.

Castro fue el padre de 8 hijos, y todo parece indicar que realizada la sucesión entre hermanos, hasta allí llegó el trajín directo con el poder político en el primer experimento socialista de América Latina, que puede ahora volver a estancarse con el triunfo de Donald Trump, un reaccionario a la vez que pragmático capitalista.

Todo lo cual quiere decir, ni más ni menos, que la revolución cubana, la gente que la anima y la sostiene tendrá que pasar la prueba de su madurez de palabra y de hecho. Allí se podrá pronto juzgar la magnitud de la empresa transformadora que en la Isla lideró Fidel Castro desde la década de los 50.

Es una saga que se inauguró con el asalto al Cuartel Moncada, continuó con el desembarcó del Granma, fletado desde México; y luego encontró su desenlace con el descenso triunfal de la guerrilla de la Sierra Maestra a las calles de La Habana.

Seguida de la proclama de la segunda independencia y la declaración de la revolución socialista que se granjeó el asedio y el bloqueo del centinela imperial, el estado y el gobierno bipartidista de los EUA.

Por lo pronto, miles de cubanos desfilan, haciendo colas de más de 3 kms, para rendir homenaje a la imagen del Comandante Fidel, representada por una fotografía de expedicionario, y otros recuerdos, porque las cenizas no se encuentran aún en la edificación que honra la memoria de José Martí.

El teatro de esta celebración luctuosa es La plaza de la revolución, cuya construcción empezó el dictador Fulgencio Batista, pero que inauguraron las proclamas de Castro, y sus discursos de 4 a 6 horas, para informar de grandes decisiones, y realizar pedagogía política en el espíritu de construir hegemonía para la primera experiencia socialista triunfante en América Latina.

jueves, 24 de noviembre de 2016

No más firmas, firmes con la paz democrática.

miguel angel herrera zgaib
Director Grupo Presidencialismo y participación,
Sociedad Global Gramsci, SGG/GGS, Global Gramsci Society


"Es un mejor acuerdo." José Miguel Vivanco, HRW.

"El mando no contagia responsabilidades inmediatamente." Luis Carlos Villegas, mindefensa.

Hoy jueves, por fin, se desenreda la "pita" que han mareado de un lado y otro, con respecto a las diversas paces en disputa, agazapadas y ocultas tras los desalentadores pero reveladores resultados del voto plebiscitario del pasado 2 de octubre.

Recordemos

El plebiscito es un mecanismo que tiene el presidente en Colombia, para buscar el pronunciamiento de los gobernados, y como lo recordó la Corte Constitucional, sólo lo obliga a él, políticamente.

Al respecto ha escrito el administrativista Jaime Castro, quien también hace sus "pinitos" en materias constitucionales, luego del fallecimiento de Alfonso López Michelsen, uno de sus maestros, forjado en parte en el claustro del Rosario, que reclama haber existido, bajo el cuidado de los faldones, desde 1613.

La fórmula presidencial se murió por 53 mil y un "puchín" de votos. Un resultado que se venía anticipado desde el mes de agosto, cuando un informe de la revista Semana lo puso de presente con una famosa encuesta de Ipsos que ellos contrataron con la participación de la conservadora RCN. Es decir, fue una encuesta frentenacionalista (Ver la edición 1788 de Semana, 7-14 de agosto de 2016).

Aquella vez la cifra registrada fue elocuente: 50% votaría No, y 39%, Sí. En junio del mismo año, la cifra se invertía, así: 56% Sí, 39%, No. Y para agosto, en forma notable, la cifra de los que no sabía pasaba del 5% al 11 %. Es decir, que entre junio y agosto, hubo una variación porcentual notable en la percepción de la población encuestada.

La revista Semana, hija consentida del bipartidismo, en clave lopista, le jalaba la orejas al presidente, recordándole que la campaña del No, presidida por Uribe y asociados le llevaba 3 meses de ventaja; y de este lado, de la paz neoliberal, apenas a la fecha arrancaba la campaña, porque dizque el presidente estaba a la espera de qué diría la Corte.

Y, con respecto a la izquierda, el comentario era que hacía un mes se había "pellizcado" para cumplir con cierto desgano la tarea de hacer pedagogía para el voto sí. Y las Farc-ep, como se sabe, burdamente, aceptaban estar maniatadas para actuar en favor de su causa, Alegando que de ser así, estarían haciendo política con armas. ¿Qué tal?

Ahora, qué?

"Al final de ese debate los citantes deben presentar una ´proposición concluyente' mediante la cual se les preguntará a los congresistas si avalan o no el acuerdo.". Mauricio Lizcano, presidente del Senado, ET, 24/11/16, p. 3.

No más firmas, el nuevo acuerdo de paz, pasó en algo menos de dos meses, de la tragedia a la comedia, no a la farsa, porque firmado en Cartagena, ardiente, caribeña y heroica, se pasó a Bogotá, gélida, pacata y tragicómica desde los tiempos de inicios de la independencia, entonces rescatada al caer la tarde del 20 de julio de 1810, por José María Carbonell y los alebrestados patriotas, arremolinados en San Victorino.

Hoy se estará firmando de nuevo el acuerdo reformado entre insurgencia subalterna y gobierno, en un acto que no tardará dicen, sino 15 minutos. Habrá algo más de 7500 asistentes, y mirones en el remodelado Teatro Colón, que se ubicarán en el palomar y de pronto en pasillos y aleros si se lo permiten. Antes figuraron en Cartagena 2500 invitados, por supuesto, con el atractivo tradicional de la Ciudad amurallada y el provocativo mar Caribe, lejos de Marbella, claro está.

Es decir, que pasaremos a otro recinto que recuerda el poder colonial, de un marino italiano, al servicio de la corona española, entonces señora de los mares, en disputa, eso sí, con su vecina y rebelde Portugal. No será en la quinta de Bolívar, donde él y su esposa fueron atravesados por los fríos que provienen de la cordillera Oriental, y encajonados obran como cuchillos sobre cualquier ser que los desafíe.

De allí se extrajo simbólicamente la espada de Bolívar por un intrépido y espectacular comando del M-19, que fuera precursor de esta modalidad de política urbana, en parte, dicen, importada de publicista de izquierda, franceses. Aquí la publicidad del acto parece opacada por los alaridos y estridencias del no, que reclaman la democracia del voto.

Para oponerse a que la refrendación anunciada transcurra por los pasillos del congreso, uno de los poderes constituidos, donde saben que serán molidos por la misma gente de la que son parte, cuando les favorece, incluida la vergonzosa y delatora recepción que le hicieron a los tres criminales paramilitares, Báez, Mancuso e Isaza, el 28 de julio de 2004.

Constituyente y paz democrática.

Quedó probado hasta la saciedad que el mecanismo de refrendación de la paz, más acorde con las circunstancias y la reivindicación social de la paz subalterna era la constituyente con el apellido social con que nosotros la seguimos publicitando. Y que el asunto no era problema de tiempo. Basta hacer las cuentas que ya llevamos con el dizque trámite rápido del plebiscito.

Otra cosa se ventilaba en el fondo, el temor a la democracia sin cortapisas, a pesar de todas las tiquiñuelas y señuelos que se le tienden, con falsas argumentaciones y emoticones, donde temor, miedo y desesperanza fueron los adminículos más socorridos.

Bastaría con repasar la entrevista que Semana le hizo al chileno Eugenio Tironi, uno de los directores de la campaña que derrotó el Sí que favorecía la reelección del dictador Augusto Pinochet en 1988. Allí triunfó el No, como se sabe, contra la autocracia sanguinaria, enfrentado a la esperanza y la alegría. Lo que no hicieron los partidarios del Sí, en Colombia, bajo la guía de Santos.

En verdad, Santos, jugador no certificado de póker, jugó políticamente, en todo caso, maniatadas las Farc-ep, y embobada la izquierda y la democracia. ¿Por qué? Haciendo efectiva esta máxima, "con cara gano yo, con sello pierde usted". Pero, en política no hay verdades definitivas y eternas. Que lo diga el propio Niccolo Machiavelli.


Ahora, para el tiempo de la implementación de los acuerdos, vuelve a jugar la paz subalterna, que tiene que ser democrática, esto es, abarcar a todos. Los acuerdos y su reglamentación no pueden quedar limitados a la voluntad de los congresistas, quienes en el mejor de los casos dicen los expertos, son "un constituyente derivado". La jugada es con la constituyente, pero con dientes, esto es social, armada de lo dicho y no cumplido en el art. 13 de la Constitución vigente. Es tiempo de la igualdad real y efectiva. Invitamos a las Escuelas Autónomas que se hagan presentes en esa tarea inminente, en procura de la autonomía integral que puede tardar siglo, pero paso a paso, avanzar !

(continua)

miércoles, 16 de noviembre de 2016


LA JUVENTUD SE MUEVE. LA BOGOTÁ SOCIAL RESPONDE.

EN LA FRANJA LUDO-POLÍTICA DEL XI SEMINARIO INTERNACIONAL ANTONIO GRAMSCI, 16-18 DE NOVIEMBRE.

LOS TRES DÍAS DE LA CIUDAD BLANCA, EN DEFENSA DE LA NACHO,

!A PREPARAR LA CONSTITUYENTE EDUCATIVA!

PARA SU AGENDA DE ESTA SEMANA

MIÉRCOLES 16, AUDITORIO CAMILO TORRES, 8 AM-12 PM.


ENCUENTRO DE ESCUELAS AUTÓNOMAS SUBALTERNAS DE AUTOGOBIERNO Y GESTIÓN DE LO COMÚN.

PRESENTACIÓN DE LIBROS Y FOROS

JUEVES 17, GRAN ENCUENTRO DE BANDAS JUVENILES.
TIEMPO DE FIESTA, REFLEXIÓN Y DE LUCHA.


CONCIERTO PARA EL DESCONCIERTO.

UNIVERSIDAD GRATUITA, AUTONOMÍA Y PAZ DEMOCRÁTICA.


PREPARÉMONOS

EL VIERNES 18 DE NOVIEMBRE, 10 AM A 5 PMM

BICITRÓN y MICROFÚTBOL EN Y DESDE LA NACHO.

CITA CON LAS CIUDADANÍAS JÓVENES DE BOGOTÁ EN CICLA.


HOMENAJE

AL CHE, CAMILO, BOLÍVAR , GRAMSCI,

GAITÁN, LEÓN DE GREIFF, GERARDO MOLINA, ANTONIO GARCÍA, ESTANISLAO ZULETA Y ORLANDO FALS BORDA.

PARA LOS JÓVENES Y MAESTROS QUE PIENSAN, ORGANIZAN Y LUCHAN.

CON LA COMPAÑÍA DE ALBERTO ALAVA, MARTÍNEZ QUIROZ, JAIME ARENAS, JAIME GARZÓN, FELIZA BURZTYN, CARLOS PÍZARRO, ALFONSO CANO, Y TANTOS OTROS

CONSTRUYENDO LA PAZ DEMOCRÁTICA, REINVENTAMOS A COLOMBIA.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Historia de los Subalternos,  y XI Seminario Internacional Gramsci
"Del Plebiscito a la Constituyente Social", 16-18 de noviembre.

REVISANDO LA HISTORIA DE LA PLAZA CHE

miguel angel herrera zgaib
Profesor asociado, UNal, Bogotá.
Director Seminario Internacional Gramsci, y Proyecto Sociedad GlobAL Gramsci
Coordinador del Programa Historia Política, Social y Cultural de los Subalternos

"Durante más de cuarenta años, la imagen icónica del Che Guevara se mantuvo presente y desafiante..." Fernando Sánchez Torres. Columna" A propósito del Che Guevara," en ET 31/10/16.

                                         Antes del 31 de octubre, en una operación nocturna, un grupo no identificado, borró la imagen del Che de la pared principal del Auditorio León de Greiff, que, curioso, jamás ha ostentado en su frontispicio el nombre del bardo crítico de la democracia liberal,y, en particular, de los que señaló como "gansos del Capitolio". 

Este nuevo hecho provocador no pudo ocurrir sin que los cuerpos de vigilancia de la Nacho, que operan a órdenes del gobierno de la sede Bogotá, no vieran a los autores en ejercicio de su "audaz" operación comando.

Las dos caras de un contradictor

Sobre este episodio polémico y significativo escribió su columna, el ex rector Fernando Sánchez Torres, quien ordenó el cierre de la U. Nacional en mayo de 1984, con la presencia de cuerpos armados. 

La acción de asalto armado, sin embargo, se tradujo en víctimas, como lo registró una fotografía de El Vespertino. Entre ellas, activistas políticos, denunciaron la muerte de varios estudiantes, cuyo número hasta la fecha no aparece  documentado.

Aquel hecho execrable, del que se responsabilizó el notable galeno, que servía al "establecimiento" conservador comprometido con la paz, le fue después atribuido por grupos filo-comunistas como realizado por su sucesor, Marco Palacios, quien fue también rector en la presidencia de Belisario, a partir  del año 1985.

En la disputa de un nombre

El exrector en comento lee el episodio de la "defenestración" como una reparación al general Francisco de Paula Santander, otro cultor de la lucha armada, en los procesos de independencia americana , y partícipe, claro está, de la construcción del nuevo orden republicano en Colombia, primero que todo, y la educación laica superior, con el establecimiento del proyecto de la Universidad Central en Cundinamarca, Venezuela y Ecuador.

Esta propuesta educativa seminal tomó cuerpo institucional en la Ley de 18 de marzo de 1826, como lo recordé en otro escrito de hace algunos años. Luego de mi visita a la facultad de Jurisprudencia de la U. Central en Quito. 

Respondía esa vez a una invitación tramitada por el colega Francisco Hidalgo Flor, quien estará con nosotros en esta segunda parte del XI Seminario Internacional A. Gramsci, que él ha ayudado a mantener y difundir en la hermana república.

Aquella vez el decano de la Facultad de Jurisprudencia, Ciencias Políticas y Sociales, con quien dialogué me obsequió el cuadernillo publicado en 2007, cuya portada dice: Establecimiento  de la Universidad Central del Ecuador", Ley de 18 de marzo de 1826.

A este documento me referiré de nuevo, porque en él se reproducen cartas facsimilares, donde el secretario general de la U. Central, en Quito, Dr. Augusto Durán Ponce, luego mi anfitrión,solicita al embajador de la República Bolivariana de Venezuela, Oscar Navas Tortolero, que les  remita, comedidamente, la Ley ya mencionada, "expedida por el Libertador Simón Bolívar, estableciendo las Universidades Centrales de las capitales de los Departamentos  de Cundinamarca, Venezuela y Ecuador."   

El embajador satisfizo este pedido, y contesta en la carta oficiada que la ley fue extraida de "la Obra intitulada "Cuerpo de leyes de la República de Colombia 1821-1827", publicada en Caracas en 1961, por el Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico (CDCH) de la Universidad Central de Venezuela."

Lo que prueba la historia

Así que la referencia al general Santander, cuya estatua fue decapitada y echada al suelo, según lo escribe Sánchez Torres, como el "Fundador de la educación pública en Colombia," aparece relativizada, por un hecho histórico incuestionable, que en 1826, era Cundinamarca, como parte integral de Colombia, donde se estableció la primera universidad pública y laica de la que después sería Colombia. 

En segundo lugar, la fundación de la que después fue rebautizada como Universidad Nacional, en el año 1867, durante el gobierno del Gral Santos Acosta, obedeció a una acción internacionalista innegable, puesto que para entonces el presidente era el caraqueño Simón Bolívar, y, sí, estaba encargado del poder ejecutivo, Francisco de Paula Santander, en su condición de vicepresidente, asistido por el secretario de Estado del despacho del interior, José Manuel Restrepo, cuando se dio inició a la ejecución de dicha ley, en Bogotá, el 18 de marzo de 1826.

Para entonces el presidente del senado era Luis A. Baralt, y de la cámara de representantes, Cayetano Arvelo. Los secretarios, respectivamente, de senado, Luis Vargas Tejada, y de la cámara, Mariano Miño, quienes finalizaron el trámite legislativo el 10 de marzo de 1826. 

En resumen, era una composición internacional la del Congreso de Colombia, y cómo iba a serlo de otro modo. No estaba presente en Bogotá, el presidente, que se encontraba adelantando la campaña del Perú y Bolivia, de la que a la postre regresó victorioso.

En tercer lugar, quienes afirman que fue Santander el  fundador de nuestra educación pública, tienen que enmendar la plana, y quienes, como el ex rector de la Nacional haga alardes de infundado patrioterismo, para enjuiciar el hacer del bando contrario a lo no presencia del Che en un edificio de la Plaza central. 

Una lectura en contrapunto

Hasta antes del 31 de octubre, el Che estuvo en armonía en compañía de un poeta colombiano, iconoclasta, contrario al parroquialismo, León de Greiff. No se erigió en el lugar del que removieron y decapitaron la estatua de Santander, una estatua de Ernesto Guevara, internacionalista, cofundador con Fidel Castro Rus, de la República socialista de Cuba, hasta su muerte heroica.

 Porque está igualmente probado, que encontrándose herido, y bajo cuidado de una fuerza militar combinada, boliviana y estadounidense, el colega de Sánchez Torres fue asesinado, en una humilde escuela de La Higuera, en Bolivia, violando los más mínimos protocolos del Derecho Internacional Humanitario, que hoy se reclama aplicar al fin de la guerra colombiana. 

Tal cual ocurrió de nuevo, hace poco años con un exalumno de esta universidad, el exguerrillero Guillermo León Sáenz, Alfonso Cano, asesinado, como lo recordó Monseñor Monsalve, Arzobispo de Cali, "A Alfonso Cano le impusieron la muerte", en acción inhumana de la que el actual presidente de los colombianos tomó directa responsabilidad, para vergüenza personal, y ofensa al respeto debido a la vida de un combatiente en estado de manifiesta indefensión, y de lo cual no se excusó hasta la fecha.

Conviene recordar también, que el mismo general Santander, quien exalta las leyes, en el frontispicio del Palacio de Justicia, incinerado en noviembre 1985, por la acción de la retoma del ejército colombiano, como está probado y documentado, debido a la bestial acción de los rocketts, bajo el comando directo del absuelto coronel Plazas Vega, fue partícipe junto con el poeta y dramaturgo  Luis Vargas Tejada del complot para asesinar a Simón Bolívar, el presidente en funciones de la República de Colombia, en septiembre de 1828.

(continua)