sábado, 8 de agosto de 2015


ELECCIONES E HISTORIA SUBALTERNA

EL PASO Y LAS PRIMARIAS ARGENTINAS DEL 9 DE AGOSTO

miguel angel herrera zgaib

                                                               Por estos días, he conocido a un joven politólogo argentino, Manuel Panero, un peronista a quien sorprenderá lejos, en las bellas tierras de Boyacá, la experiencia de unas elecciones primarias sui generis, en la Argentina, donde se definirán los candidatos que disputarán la presidencia el próximo 25 de octubre. 

Hay presidenciales en otros lugares de Suramérica, donde las variantes del llamado socialismo del siglo XXI serán puestas a prueba, a diferentes niveles. Ahora fijemos la atención en lo que resultará en la Argentina, donde la mayor parte de mi parentela estará interesada en la vuelta al gobierno del radicalismo. Su candidato es Ernesto Sanz, pero cuya base social de clase media está fragmentada, a raíz del descalabro económico producto del llamado "ajuste recesivo" de 1998-2001.

Esta es una enfermedad que Colombia empieza a padecer desde finales del año 2014, y que ahora gana momento con la rápida revaluación del dólar y la caída de los commodities. Ya veremos también de qué manera  impacta en las elecciones regionales que se llevarán a cabo para las mismas fechas en nuestro país.

¿Qué es el PASO?

Las siglas corresponden a Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias. Lo dicho implica que todas las agrupaciones políticas tienen que contarse este domingo, así sólo tengan un candidato a la presidencia de la Argentina. 

Eso hará el Frente para la Victoria, la fórmula kirchnerista, cuyo candidato es el multimillonario Daniel Scioli, cuya fortuna creció durante el mismo periodo. Su mayor contrincante, Mauricio Macri, del PRO, otro ricachón cuya fortuna se forjó por estos años, quien tiene el 33% de favorabilidad, frente al 40% del Scioli.

Luego vienen Ernesto Sanz y Elisa Carrió de Coalición Cívica, quienes se reparten la fragmentada clase media. Al peronismo, más compacto, por estar una en el gobierno, le toca la disputa entre Sergio Massa, gobernador de Cördoba, y José María de la Sota.

Una vez se conozcan las votaciones, el PASO determina que si hay un candidato con el 45 % o más de los votos, y tiene 10% de diferencia sobre el segundo, no habrá segunda vuelta este 25 de octubre. De lo contrario habrá segunda vuelta.

Antecedentes presidenciales

                                                Si las cosas fueran  en la línea de la anterior elección, la clase media caerá derrotada ante el electorado cosechado por el peronismo desde los años 50; ganado por el entonces coronel Juan Domingo Perón, cuando se desempeñó en la cartera de trabajo, creó luego el justicialismo. Le arrancó la base más popular al radicalismo histórico, cultivado por don Hipólito Irygoyen, dejándole un control relativo sobre buena parte de la clase media tradicional, hecha de emigrantes europeos y árabes.

En la pasada elección se impuso la fórmula peronista, que elige a las esposas de presidentes. Esta vez no fue Stella Martínez, sino Cristina Fernández, y lo hizo con 37 puntos de ventaja frente a los agrupamientos no peronistas, que siendo minorías obtuvieron sumados mayor cantidad de votos.

Pero de entonces a ahora hubo escándalos mayores, más corrupción, entre rumores y verdades, y uno de esos affairs toca a Aníbal Fernández, candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, y quien es jefe de gabinete de la presidenta. También la devaluación ha causado daño a la clase media, rural y urbana, y el control de divisas tiene fastiados a miles de ciudadanos, que quieren cobrar "venganza" de estas restricciones.

¿Qué pasará con el socialismo popular?

El comandante Chávez y sus intelectuales, después del golpe fallido, hicieron circular la especie del "socialismo del siglo XXI", para oponerlo a los bipartidismos derrotados, y a la puesta a raya en política de los Estados Unidos, luego de los estragos neoliberales en el continente.

Hoy por hoy, muerto ya Chávez, y con un cuerpo ensayístico cada vez más nutrido acerca de los "populismos" hay un injerto teórico práctico visible, que llamaré Socialismo popular, aunque los márgenes de maniobra de sus dirigentes sean cada vez más estrechos, y cuyas medidas sociales sean cada vez más restringidas.

Todo lo anterior, a raíz de las estrecheces económicas derivadas de la caída de los precios de petróleo y otras commodities, apetecidas por economías emergentes del tamaño de China e India. Unida a la revolución tecnológica del fracking, a la que le apostó sin agüeros el presidente Obama, santón del ambientalismo de los últimos días. 

Es una técnica que le hace dumping a las defensas de la Opep, que sujeta a las amenazas de los "fundamentalistas" islámicos, impide a Arabia Saudita y sus asociados menores ponerle "tatequieto" a las maniobras de los Bush y herederos de las 7 hermanas. Con estas realidades, Venezuela y sus reservas perdieron peso y capacidad de maniobra global.

Pronósticos para el domingo

                                      Si la situación anterior tiene efectos en una ciudadanía relativamente madura, para la Argentina, el kirchnnerismo tendrá que ir a segunda vuelta. En este caso, y muy a su pesar, el radicalismo tendrá que alinearse junto a Macri y el PRO para poder competir con la candidatura de Daniel Scioli.

A Scioli le tocará hacerle concesiones a los independientes Massa y De la Sota, como corresponde a la diversidad de las clientelas electorales. Y quedarán flotando las figuras de Elisa Carrió, de la Coalición Cívica, que sigue insistiendo en participar, con la garantía que no ganará, pero sí mantendrá representación a otros niveles. 

La izquierda marxista, el FIT, el PO de Jorge Altamira,  y el PTS, donde el trotskismo tiene un electorado importante, aumentará las representaciones, pero sus candidaturas presidenciales seguirán sin chance de ganar, si no asume esta izquierda en serio, la democracia y sus relaciones directas con el socialismo y el comunismo. 

Trotskismo, obrerismo  y comunismo ortodoxo tendrán que renovar su discurso; y, por supuesto, leer y releer con atención lo escrito hace 50 años por el ensayista e historiador argentino Villegas, y otros pensadores heterodoxos como Rodolfo Puigross y  Arturo Frondizi. 

Fue en esa tradición que el difunto Ernesto Laclau conoció, la que nutrió sus estudios sobre el populismo argentino, y le permitió tomar distancia del discurso de Gino Germani, valiéndose de la reforma marxista althusseriana y la recuperación de Gramsci; para regresar muchos años después a la Argentina de Cristina para desde el 2005 ofrecerles su respaldo teórico y académico. Confundiendo de paso la democracia con el populismo. Pero este es un asunto a discutir y analizar con detalle en otra oportunidad. Aunque el diálogo entre Rancière y Laclau dio ya excelentes puntadas al respecto.

1 comentario:

  1. La izquierda argentina vuelve a quedar a la espera de una mejor oportunidad para unirse y ganar elecciones, pero aprende.

    ResponderEliminar